Las Provincias

El Consell monta una fundación con 1,4 millones para colocar a José Manuel Orengo

José Manuel Orengo, segundo por la izquierda, en la reunión del martes. :: irene marsilla
José Manuel Orengo, segundo por la izquierda, en la reunión del martes. :: irene marsilla
  • Puig preside la reunión del consejo general del laboratorio de ideas del exdirigente socialista, al que la Generalitat aporta 400.000 euros

La salida hace ya un año de José Manuel Orengo de la dirección del gabinete del presidente de la Diputación, Jorge Rodríguez, en lo que se interpretó como el primer movimiento de desmarque del lermismo del responsable de la institución provincial, no supuso la caída en desgracia del exvicesecretario de Relaciones Institucionales del PSPV. Ni mucho menos. El presidente de la Generalitat y líder de los socialistas valencianos, Ximo Puig, presidió el martes la reunión del consejo general de la Fundación Cical -Centro de Investigación de Conocimientos para la Administración Local-, el laboratorio de ideas impulsado por el exalcalde de Gandia. Convertido ahora en fundación -tras una tramitación exprés hace apenas unas semanas, según las fuentes consultadas por este diario-, la entidad anuncia un proyecto de presupuesto para este ejercicio que supera los 1,4 millones de euros.

La financiación de la Generalitat a la Fundación asciende a 400.000 euros. El resto de presupuesto prevé aportaciones de las tres diputaciones provinciales -200.000 euros la de Valencia, 100.000 la de Alicante y 75.000 la de Castellón- así como de los ayuntamientos de la Comunitat en función de su tamaño. Orengo ya ha mantenido conversaciones con los responsables de las corporaciones provinciales y otras administraciones públicas para ponerles en conocimiento de su proyecto -se presenta como CEO de la fundación-. Las fuentes consultadas por este diario explicaron ayer que ninguna de las dos diputaciones presididas por el PP piensa hacer aportación alguna a esta iniciativa.

Del proyecto de presupuestos de esta nueva fundación, el capítulo de gasto más destacado es el que aparece bajo el indeterminado epígrafe de 'investigaciones científicas' con un total de 550.000 euros. El segundo, en tamaño, son los gastos de personal, con 345.000 euros -los estatutos prevén que la institución disponga de su propia plantilla-.

La Fundación de Cical prevé su sede social en Gandia -localidad natal de Orengo y en la que mantiene su residencia- aunque la sede operativa, según se especifica en el plan de actuación, estará en la Marina de Valencia. En la imagen remitida ayer por la Generalitat de la reunión mantenida por el consejo a la que asistió Puig -celebrada en el Palau a media tarde- no aparece Orengo aunque éste sí que asistió a la misma.

Clan de Gandia

Considerado como una de las personas de la máxima confianza de Puig, la puesta en marcha de esta fundación deja entrever la voluntad del Ejecutivo valenciano de no dejar caer a uno de los referentes del PSPV que ha acompañado al secretario general durante los últimos años. El exdirigente socialista -junto a Alfred Boix, uno de los referentes de lo que se conoce como el 'clan de Gandia' en el PSPV- abandonó su puesto en la sala de máquinas de la Diputación de Valencia después de que su nombre se viera salpicado por diversos procesos judiciales -entre ellos, la pieza de los zombies, vinculada a la contratación de asesores de Imelsa-.

Tras salir de la Diputación -donde mantuvo un enfrentamiento claro con Jorge Rodríguez- Orengo obtuvo financiación para este proyecto gracias a un convenio suscrito entre la propia institución provincial y la Federación Valenciana de Municipios y Provincias (FVMP).

El exvicesecretario de Relaciones Institucionales desarrollo desde entonces en la Federación su labor como experto en administración local. Las fuentes de la FVMP consultadas por este diario explicaron que Orengo no disponía de un contrato de asesor de esta entidad -aunque así se había venido definiendo su relación con este organismo- sino que mantenía un contrato por obra o servicio con cargo a ese centro de investigación de conocimientos impulsado a raíz de este convenio. La duración de este convenio suscrito entre la Diputación de Valencia y la FVMP era de doce meses, de manera que concluía el próximo mes de mayo.

¿Y a qué se dedica Cical? Entre las finalidades de la fundación que figuran en sus estatutos aparece la de «contribuir y dar soporte a todo tipo de actuaciones y de iniciativas para dar soporte a los órganos superiores de la Administración Local en la toma de decisiones relativas a su ámbito competencial, en todos los aspectos relativos a su gestión pública...». La documentación a la que ha tenido acceso este diario explica que Cical nace de la FVMP «con la clara vocación de contribuir a facilitar el acceso al conocimiento, así como para dotar de mayor capacidad y libertad a los gestores de los municipios, sin condicionar sus decisiones». El objetivo de la fundación -según se asegura- es que en el primer año 23 ayuntamientos firmen convenios de colaboración.

Mejorar la «implementación»

Respecto a las diputaciones provinciales, el plan de actuación remarca que Cical pretende, textualmente, «acompañar de manera coordinada, y cuando así seamos requeridos, esas acciones de fomento con los conocimientos idóneos para la mejor eficacia y eficiencia en la implementación».

El plan de actuación de la nueva Fundación -cuya nueva creación no había sido revelada hasta la fecha y que contrasta con las críticas al despilfarro que desde PSPV y Compromís se hicieron durante la etapa del PP- respecto a la Generalitat (la entidad que aporta más fondos a Cical) tampoco aporta grandes detalles. Más bien lo contrario: Cical, mediante el asesoramiento a la FVMP, tiene previsto acompañar en los programas de capacidad y mejora de gestión, en aquellos asuntos cogestionados con los ayuntamientos. Y añade: «Además participará con la Agencia Valenciana de la Innovación (AVI), en los aspectos relacionados con la administración local y su ámbito de aplicación competencial». La aportación de la Generalitat alcanza, exactamente, los 400.000 euros.

La labor de Cical, que asegura pretender aprovechar todo el potencial investigador del sistema público universitario valenciano, prevé en este primer ejercicio el desarrollo estructural del centro, que consistirá en la creación de «la gran biblioteca del conocimiento público aplicado a la administración local» y el diseño y creación de la web corporativa de la fundación.