Las Provincias

Libertad sin fianza para Urdangarin

video

Urdangarin a su salida de la Audiencia Provincial de Palma. / Efe | Atlas

  • La Fiscalía había reclamado su ingreso en prisión pero eludible con el pago de una fianza de 200.000 euros en el caso del exduque y 100.000 en el de Torres

  • Podrá volver a Suiza con la condición de comparecer ante la autoridad judicial de aquel país el día 1 de cada mes

  • El exduque de Palma ha llegado esta mañana a la Audiencia Provincial entre gritos de «chorizo»

El tribunal ha acordado mantener la libertad provisional de Urdangarin con las siguientes medidas: obligación de comparecer el día 1 de cada mes ante la autoridad judicial de su actual país de residencia (Suiza) y de comunicar al tribunal cualquier desplazamiento fuera de la UE o cualquier cambio de residencia, incluso temporal.

El tribunal también mantiene la libertad provisional de Diego Torres, con prohibición de salir del territorio nacional, entrega de pasaporte y comparecencias en el Juzgado más próximo a su domicilio el día 1 de cada mes. También deberá comunicar cualquier cambio de residencia, incluso temporal.

Se desestiman las medidas solicitadas por la Fiscalía y se estudiarán y resolverán en resolución aparte las pedidas por la Abogacía del Estado. Contra el auto cabe recurso de súplica en el plazo de tres días.

En la resolución, el tribunal sostiene: "Ambos acusados disponen de arraigo suficiente (familiar, social y laboral) en territorio nacional, especialmente, D. Ignacio Urdangarin, cuyas particulares circunstancias, sobradamente conocidas, nos eximen de su pormenorizado análisis. Tal arraigo y la conducta hasta el momento observada por los acusados, ponderados con la condena recientemente impuesta, permite a la Sala estimar que el incremento del riesgo de huida que ello pudiera suponer, puede ser conjurado con la adopción de otras medidas cautelares menos gravosas que garanticen la sujeción de los acusados al control del Tribunal, máxime cuando las acusaciones no han acreditado circunstancia o marcador de riesgo distinto al de la pena que, no debemos obviar, responde a la suma del total de las impuestas".

La Fiscalía pedía 200.000 euros de fianza

El fiscal Pedro Horrach ha reclamado esta mañana su ingreso en prisión para ellos, pero eludible con el pago de una fianza de 200.000 euros en el caso de Urdangarin y 100.000 en el de Torres. La Audiencia Provincial, por tanto, no podrá enviarles directamente a prisión, sea cual sea su fallo, ya que no puede dictar medidas más gravosas que las que les reclamen las acusaciones, que se han adherido a las del fiscal. La Abogacía del Estado, además, ha pedido el embargo y la retención de ingresos para Torres.

Horrach, en su intervención, ha defendido la diferencia de cantidad de ambos por la diferente capacidad adquisitiva. El fiscal deja en manos del tribunal la decisión de quitar el pasaporte a ambos encausados.

La petición de fianzas abre ahora la posibilidad de que la Audiencia Provincial decrete todo tipo de medidas cautelares, excepto la entrada en prisión inmediata, entre ellas, como medida menos gravosa, la prohibición de salir del país.

Horrach ha explicado en sala las razones por la que pedía las fianzas para ambos. Ha dicho que el riesgo de fuga está "minimizado", si bien las características de los delitos y la gravedad de las penas hacen necesarias la imposición de medidas cautelares. Según su exposición, los "indicios incriminatorios" contra ellos se han confirmado en sentencia, lo que hace necesario que estén disponibles para el tribunal.

La petición de fianza de Horrach -insistieron fuentes de la Fiscalía- llevaba implícita la reclamación de otras medidas cautelares menores como la retirada del pasaporte o las comparecencias periódicas.

Durante la vista, tanto la defensa de Urdangarin como la de Torres han rechazado el riesgo de fuga y han insistido en que sus clientes siempre han comparecido ante la justicia. Los dos condenados solo ha hecho uso de la palabra para adherirse a los argumentos de sus abogados.

Llegada entre gritos de «chorizo»

Iñaki Urdangarin ha llegado a las 10:15 horas a la Audiencia Provincial. A su llegada ha sido abucheado con gritos de "chorizo". El exduque ha viajado en un Nissan Juke, acompañadado de dos policías de escolta, desde el aeropuerto de Palma. Con gesto muy serio se ha bajado del asiento trasero, cuando ha sido increpado. Vestía un traje de chaqueta azul,pantalón osucro, corbata y chaleco. Portaba consigo una mochila. El marido de la infanta no ha saludado y en cuestión de segundos ha entrado en el edificio.

Apenas media hora ha durado la vista para decidir las medidas cautelares de Iñaki Urdangarin y Diego Torres. Ha arrancado con puntualidad británica a las 10:30, según han informado fuentes judiciales. En el interior de la sala, además de los dos acusados, están las tres magistradas, los abogados de los condenados, el fiscal Pedro Horrach y las acusaciones particulares. Aunque la vista ha sido breve, el fallo podría retrarsarse varias horas.

Poco antes, a las 9:23 horas, había llegado Diego Torres. El fiscal Pedro Horrach ha sido recibido a gritos de "cara dura" cuando ha hecho su aparición. Las tres jueces que decidirán el futuro inmediato de los dos exdirigentes de Nóos se encuentran en el edificio desde las 7 de la mañana.

En las inmediaciones del tribunal hay más expectación mediática, que de público. Hay un centenar de periodistas, pero no más allá de tres decenas de curiosos. El despliegue policial es importante con medio centenar de agentes, que impiden a cualquier persona ajena al proceso acercarse a la Audiencia Provincial de Palma.

Día clave en el 'caso Nóos'

Hoy es un nuevo día clave en el caso Nóos, el segundo en menos de una semana. La Audiencia Provincial de Palma decide hoy qué medidas cautelares se les aplican a Iñaki Urdangarin y a Diego Torres, después de que el pasado viernes ambos fueran condenados a seis años y tres meses y ocho años y medio de cárcel, respectivamente. El tribunal, en esta ‘vistilla’ de medidas cautelares, solo puede estudiar la posibilidad de enviarles a la cárcel de manera inmediata si alguna de las acusaciones así lo reclama, pero la Fiscalía ha apostado por reclamar su ingreso en prisión, eso sí, eludible con una fianza. El resto de las acusaciones tienen previsto unirse a la petición que haga Pedro Horrach o, directamente, no solicitar medida alguna.

En esta vista -a la que ya no acude Manos Limpias porque ayer abandonó oficialmente el proceso-, Anticorrupción, además de solicitar la imposición de una fianza para atenuar así el riesgo de fuga, tiene intención igualmente de pedir, como medida adicional, que le sea retirado el pasaporte a Urdangarin y a Torres, amén de prohibirles la salida del territorio nacional y la imposición de comparecencias periódicas. Si la sala que preside Samantha Romero hace suya esta petición, algo probable dada la pena a las que han sido condenados los dos exdirigentes del Instituto Nóos, el marido de la infanta no podría regresar ya a Ginebra (Suiza), donde reside con su esposa y sus cuatro hijos desde el verano de 2013.

El pasado viernes Urdangarin fue condenado a seis años y tres meses de prisión; siete años y un mes de inhabilitación especial y una multa de 512.553,68 euros. Los delitos fueron prevaricación en concurso medial con falsedad en documento público y malversación de caudales públicos; un delito de fraude a la Administración Pública; otro de tráfico de influencias; y dos más contra la Hacienda Pública. La pena es la tercera parte de la reclamada por la Fiscalía Anticorrupción porque, fundamentalmente, el tribunal no ve que Nóos, sobre todo en el caso de Valencia, se dedicara a la prevaricación por sistema.

Los delitos por los que fue condenado Diego Torres son prácticamente los mismos que los de Urdangarin, pero con una diferencia sustancial, el blanqueo. La sentencia considera probado que el exprofesor «a través de un entramado societario internacional, radicado en Belice y en el Reino Unido, ocultó la cuota defraudada al erario público, transformándola, para retornarla al circuito legal mediante la realización de sucesivos traspasos de fondos, hasta que acabaron depositados en cuentas su titularidad».

Hermético

El entorno de Horrach, a diferencia de otras ocasiones, se ha vendido mostrando hasta ayer mismo hermético y no ha confirmado de forma tajante cuál sería la posición final del Ministerio Público. Tampoco descartaba de manera categórica la poco probable posibilidad de que pida el ingreso en prisión inmediato de los dos dirigentes del Instituto Nóos sin ningún tipo de caución; ni dio pistas de cualquier podría ser el importe de la fianza que se impondría a los dos principales condenados para sortear, al menos momentáneamente, la cárcel.

El fiscal del caso estuvo ayer -como en los últimos días- en contacto permanente con la teniente fiscal de Anticorrupción Belén Suárez, al mando de este departamento de manera accidental. Según las diferentes fuentes consultadas, Suárez le dio a Horrach “absoluta libertad de movimientos” sobre Urdangarin y Torres, si bien le recordó, como viene haciendo desde que la pasada semana se conoció la sentencia de Nóos, que Anticorrupción viene reclamando últimamente el ingreso inmediato en prisión de los acusados de corrupción que son sentenciados a más de cinco años de cárcel.

«No se va a dar»

Pero Horrach no quiere llevarse un nuevo 'revolcón' de la sala, que, al margen de exonerar a la infanta como él pedía, desmontó buena parte de sus acusaciones y es más receptivo a las directrices que, de forma más o menos velada, están llegando desde las más altas instancias de Justicia y del Ministerio Público. Si el martes fue el ministro Rafael Catalá el que avisó de que reclamar una prisión preventiva tiene que ser una medida muy justificada y argumentada, ayer miércoles fue el fiscal superior de Baleares, Bartomeu Barceló, el que se encargó de recordar que "la prisión preventiva se tiene que acordar cuando hay riesgo de fuga, de ocultar pruebas o de atentar contra los intereses de las víctimas y ninguno de estos casos se va a dar". Barceló fue más allá y, solo horas antes de la vistilla en la que se decidirá la suerte inmediata del cuñado del Rey, incidió en que"los jueces por naturaleza y por ley son independientes" pero que los fiscales tienen "lo contrario”, o sea “una dependencia jerárquica", tal como está recogido en la Constitución y en el Estatuto orgánico del Ministerio Fiscal.

Desigualdad

Pero el hecho de pedir una fianza para Urdangarin también está provocando controversia en la Fiscalía. El Ministerio Público quiere una caución “fuerte” tanto para el marido de la infanta como para Diego Torres (al que en realidad debería imponérsele un garantía económica más fuerte porque tiene más pena), ya que los delitos y las penas son suficientemente “graves”. Pero tanto Horrach como sus superiores son muy conscientes de que unas fianzas similares a ambos provocarían una “desigualdad”, en tanto en cuanto Urdangarin no tendrían problema para afrontar una caución de cientos de miles de euros para evitar entrar ya en prisión, mientras que Torres tendría importantes problemas para recopilar una decenas de miles de euros. La Fiscalía quiere evitar a toda costa la imagen de que tiene una “doble vara” de medir.

Lo cierto es que Urdangarin no tendría que desembolsar ni un duro de más si la fianza no supera el medio millón de euros. El exduque ya depositó en el juzgado 1,2 millones de euros, pero la sentencia solo le condena a devolver 200.000 euros de malversación al Gobierno Balear y pagar 505.000 euros por los dos delitos fiscales que cometió.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate