Las Provincias

Betoret se atribuye el apoyo de Bonig para despejar su camino en el congreso provincial

  • El presidente del PP de Valencia agradece tanto a la secretaria general como a Rajoy «que hayan tenido a bien» situarlo en el comité ejecutivo

valencia. El pasado sábado, el presidente del PP de Valencia, Vicente Betoret, era nombrado por la cúpula del partido para formar parte del comité ejecutivo nacional en calidad de vocal. Fue una de las sorpresas de la jornada en el congreso. «Si se lo esperaba, es un actorazo», afirmaron aquel día algunos de sus compañeros de partido tras preguntarles sobre cómo le habían visto encajar la noticia. Sin embargo, desde el entorno de Betoret aseguran que este ya conocía de antemano la decisión que anunció Mariano Rajoy y que incluso ambos habrían mantenido una conversación previa a su nombramiento. Además, apuntan que Fernando Martínez Maíllo, el nuevo coordinador general del PP, tiene una relación estrecha con Betoret y que habría jugado un papel clave a la hora de avalar el nombramiento, así como también habría influido su buena relación con la ministra María Dolores de Cospedal.

A pesar de esto, Betoret sostuvo ayer que «no lo sabía» y añadió que se enteró «allí mismo». Aseguró que su nuevo rol en Génova «es una victoria de la presidenta Isabel Bonig, que fue quien lideró esa situación». «Le agradezco tanto a ella como a Rajoy que hayan tenido a bien situarme como vocal del comité ejecutivo nacional». Unas declaraciones que contrastan con la versión que se dio desde el entorno del presidente del PP de Valencia sobre su designación. Dejaron bien claro que había sido la dirección nacional, a pesar de Bonig, quien lo situó en el máximo órgano del partido.

Con todo, Betoret decidió ayer atribuirse el apoyo de la líder del PPCV. Con este movimiento, parece querer despejar su camino hacia el próximo congreso provincial, al que ya anunció el pasado mes de diciembre que se presentaría para ser escogido presidente. Hasta la fecha no tiene contricante y aseguró que es un tema que no le preocupa en absoluto. Menos ahora, sabedor de que es poco probable que Isabel Bonig fomente una alternativa a su candidatura, ya que esto supondría mandar un mensaje de disconformidad a Génova sobre su elegido para el comité ejecutivo nacional. La mejor situada para ello era Mari Carmen Contelles, portavoz del PP en la Diputación de Valencia.

Los halagos de ayer a Bonig se interpretan como una manera de evitar que se visualice un enfrentamiento entre ambos que se intuye desde hace tiempo. Sobre todo, a raíz de que el dirigente popular cuestionara las decisiones tomadas por el partido en la Comunitat en relación a la exalcaldesa Rita Barberá y a los concejales del Ayuntamiento de Valencia investigados en el caso Taula por blanqueo.

Sin embargo, desde el seno del PPCV recuerdan que Betoret tiene que preocuparse también de convencer a los provinciales de que es el candidato ideal para presidir el PP de Valencia. Una tarea que no será sencilla, apuntan, sobre todo teniendo en cuenta su distanciamiento con los más afines a Alfonso Rus, su padre político.