Las Provincias

Los votantes del PSOE no soportan a Compromís y viceversa

Los votantes del PSOE no soportan a Compromís y viceversa
  • El 44% del electorado socialista no votaría nunca al partido de Oltra y el 36% de los nacionalistas no apoyaría jamás al de Blanquerías

El PSPV y Compromís firmaron junto a Podemos tras las autonómicas de 2015 el Pacto del Botánico, el acuerdo político por el que estos tres partidos dan apoyo al Consell que preside Ximo Puig y Mónica Oltra. Las tres formaciones, que se presentaron por separado en las autonómicas, dejaron de lado sus desavenencias para sumar los apoyos necesarios para alcanzar el Gobierno de la Generalitat.

La suma de PSPV y Compromís puso fin a décadas de desavenencias entre dos partidos, el socialista y tanto el Bloc como la parte nacionalista de EU y Els Verds -las formaciones que conforman Compromís-. La campaña electoral reveló hasta qué punto no sería sencillo el encaje entre esas formaciones, con un discurso político que en muchas ocasiones se había nutrido precisamente de la crítica al ahora socio.

Las cúpulas de ambos partidos aparcaron esas diferencias para hacer posible el acuerdo de Gobierno. Pero en el electorado de una y otra formación sobrevive la animadversión y el rechazo al otro partido. Y no es un desprecio más o menos minoritario. La encuesta del CIS dada a conocer ayer revela que es muy significativo.

El estudio del Centro de Investigaciones Sociológicas que tiene en cuenta el recuerdo del voto de las últimas elecciones generales de diciembre de 2016 ofrece datos reveladores sobre qué es lo que piensan los electores de cada partido sobre el resto de formaciones. En el caso del electorado socialista, un 44,4% asegura que «con toda seguridad, no votaría nunca» a Compromís.

El dato refleja hasta qué punto los votantes del PSPV -esta parte de la encuesta se realizó únicamente en la Comunitat- tienen en mala consideración al partido de Mónica Oltra, el socio de Gobierno en la Generalitat, en la Diputación de Valencia y también en muchos ayuntamientos. El electorado socialista le pone una nota de 2,58 a Compromís.

Los datos de los votantes socialistas respecto a Compromís se suman a los de la coalición Compromís-Podemos-EU (la que se presentó en esos comicios generales). Según el CIS, sólo el 14,3% de los electores que votó a esta coalición cotaría «siempre, con toda seguridad», al partido de Oltra.

En realidad, la falta de cariño del votante socialista hacia los socios de Gobierno es recíproca con la del electorado nacionalista hacia el PSOE. El mismo estudio revela que el 35,8% de los electores de Compromís nunca votaría al PSOE. En la escala que aparece en el estudio -que sitúa en el 0 el máximo rechazo a la otra formación política y en el 10 el máximo respaldo-, el electorado nacionalista sitúa su opinión mayoritaria respecto a los socialistas en ese 0, y después entre el 3 y el 5. Los nacionalistas le ponen una nota del 2,42 al PSOE.

El rechazo nacionalista hacia el PSOE llega también a la labor de oposición realizada por este último partido. Prácticamente el 80% del electorado nacionalista considera ‘mala o muy mala’ la labor de oposición desarrollada desde Ferraz.

El CIS vuelve a situar al portavoz parlamentario de Compromís, Joan Baldoví como el diputado más valorado (con un 4,22) y da una estimación de voto del 2,6 a la coalición -logró un 2,7 el 20-D-.