Las Provincias

El Sabadell no descarta trasladar su sede si Cataluña se independiza

El presidente del Sabadell, Josep Oliu, en una imagen de archivo. :: efe
El presidente del Sabadell, Josep Oliu, en una imagen de archivo. :: efe
  • El presidente de la entidad, Josep Oliu, contempla la opción si hubiera «necesidad de ponerse bajo el cobijo de la UE»

barcelona / valencia. El presidente del Banco Sabadell, Josep Oliu, dio ayer un giro de 180 grados en su postura respecto al proceso catalán. Hasta la fecha, el directivo financiero siempre trataba de quedarse al margen del debate político sobre la independencia de Cataluña y, como mucho, afirmaba que la entidad no tenía contemplado ningún plan B ante una eventual secesión, que consideraba casi imposible.

Sin embargo, y aunque sigue creyendo que el proceso no prosperará como quisieran Puigdemont y Junqueras, Oliu lanzó ayer una seria advertencia al mundo soberanista y avisó de que, en caso de una independencia unilateral que pudiera dejar a Cataluña fuera de la UE, el banco podría trasladar su sede social fuera del territorio catalán en cuestión de horas. «Si hubiera algún riesgo, habría posibilidades reales de traslado de la sede social de la entidad», apuntó el máximo responsable de la quinta entidad bancaria española y segunda catalana.

En una conferencia en la Cámara de Comercio de Sabadell, Oliu dejó claro que la decisión de trasladar la sede no requeriría el aval de la Junta General de la entidad y se podría tomar en cualquier momento, si la dirección así lo determina.

Los posicionamientos políticos del empresariado catalán, en un sentido o en otro, salen con cuentagotas. En una actitud crítica con el proceso está, sobre todo, la patronal Fomento, además del Círculo de Economía, el Círculo Ecuestre, Empresarios de Cataluña y el foro Puente aéreo. A nivel particular, se han significado contrarios Josep Lluís Bonet (Freixenet) y José Manuel Lara (Planeta, fallecido en 2015).

Josep Oliu, por su parte, había mantenido hasta ahora sus declaraciones en un perfil bajo. En octubre de 2015, durante un foro económico en Valladolid el presidente del Sabadell aseguró que «no podemos convivir con una situación conflictiva mucho tiempo» y confió en que se encontrara, tras las elecciones del 20 de diciembre de ese año, una «solución constitucional al contencioso». Sobre un posible traslado de la sede de la entidad, dijo entonces que la «misión» del banco es «velar» por los intereses de sus clientes y accionistas y actuará «siempre con independencia política». «Pase lo que pase y sea lo que sea, el banco va a seguir desarrollando su actividad bancaria en España, en Cataluña, en Inglaterra y sometida al sistema europeo de regulación y al euro», subrayó.

Ayer Josep Oliu dio un paso más y fue mucho más explícito en cuanto a los planes de la entidad ante un futurible triunfo del proceso independentista catalán asegurando que podrían trasladar su sede social fuera de Cataluña sin tener que convocar una junta de accionistas, lo que agilizaría la adopción de este trámite, que garantizaría que la sede estuviera siempre en territorio comunitario.