Las Provincias
La secretaria general del PPCV, Eva Ortiz. :: efe/m. bruque
La secretaria general del PPCV, Eva Ortiz. :: efe/m. bruque

El PPCV prepara enmiendas para que los militantes sí elijan al presidente regional

  • Los populares quieren aprovechar una rendija en los estatutos del partido para que el congreso nacional apruebe esta fórmula

El congreso nacional del PP que se celebrará los próximos días 10, 11 y 12 de febrero en Madrid dará luz verde, casi con toda seguridad, al sistema de doble urna que propone la ponencia de estatutos del partido como método de elección del presidente nacional. La presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, se ha quedado sola en la reivindicación de un sistema de primarias puras. El PP valenciano, defensor del procedimiento 'un militante, un voto', ha evitado señalarse junto a la lideresa madrileña, convencidos de que la estrategia de Cifuentes está siendo interpretada como una operación contra Mariano Rajoy. Y el PPCV no quiere estar en ella.

Pero que el sistema de primarias 'clásico' no tenga apenas opciones de éxito para elegir al líder nacional, no implica que el PPCV no vaya a intentar que el congreso del mes que viene deje la puerta abierta a que los populares de la Comunitat sí que puedan facilitar la participación de toda la militancia.

La secretaria general de los populares valenciano, Eva Ortiz, mantuvo ayer una reunión con los número dos de las tres direcciones provinciales del partido. Sobre la mesa, la elaboración de las enmiendas a presentar en nombre del PPCV. Los populares valencianos trabajan sobre varias fórmulas con las que tratar de lograr luz verde a un procedimiento -se denomine o no 'primarias'- que permita a la militancia del partido elegir en abril al nuevo presidente regional y unas semanas después, a los presidentes provinciales.

Una de las enmiendas que ultima el PPCV pretende aprovechar una pequeña rendija abierta en los estatutos del partido, que hace referencia a que los compromisarios electos tienen que ser «al menos cuatro veces» el número de los compromisarios natos. Poner un mínimo pero no fijar un máximo, se explica, permitiría a la dirección regional ampliar el número de compromisarios al de militantes, de manera que todos ellos pudieran participar en la eventual votación del nuevo líder.

El PPCV baraja presentar una enmienda que contemple este mecanismo. Pero no es la única. Tal y como ya anunció Bonig, los populares de la Comunitat plantearán que la participación de todos los militantes que sí se recoge en los casos de Canarias y Baleares -por motivos de insularidad- pudiera ser importada por otras direcciones regionales. La propuesta, con todo, parece no ser vista con buenos ojos por parte de la calle Génova, aunque el PPCV está decidido a mantenerla.

Mayoría cualificada

Otra de las enmiendas con las que el PP valenciano defenderá en Madrid su voluntad de dar el mayor peso posible a la militancia en la designación del líder del partido tratará de reforzar la decisión que adopte la militancia en el sistema de doble urna que defiende Génova en la ponencia de estatutos. La votación en la que los afiliados se pronunciarán sobre los candidatos a presidente no tiene, en el texto inicial, más valor que una consideración testimonial -porque la elección definitiva sigue quedando en manos de los compromisarios-. El PP valenciano propondrá, en una de sus propuestas, que la decisión que salga de la votación de la militancia únicamente pueda ser cambiada en el caso de que una mayoría cualificada -probablemente dos tercios- de los compromisarios se pronuncie en sentido contrario. Dicho de otra manera, la decisión de los militantes pasaría a ser definitiva salvo pronunciamiento masivo en contra por parte de los compromisarios. «No es 'un militante, un voto' pero demuestra la voluntad de que las bases tengan el mayor peso posible en esta decisión», se señaló ayer desde la cúpula regional del PPCV.

Entre las enmiendas que impulsa el PP valenciano -algunas contarán con la firma conjunta de la dirección regional y de las tres provinciales- figura también la de recuperar para el comité regional de derechos y garantías del partido las competencias para pronunciarse sobre todos aquellos casos que afecten a los cargos autonómicos, provinciales y locales del partido, que en la ponencia de Estatutos pasa a manos del comité de garantías nacional. Génova tampoco parece dispuesta a aceptarla.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate