Las Provincias

La brecha entre Esquerra Unida y Compromís se agranda en la Diputación

El día de ayer, lejos de ofrecer un respiro a Pérez Garijo, terminó por sumar nuevos quebraderos de cabeza. En este caso, respecto a su papel en la Diputación de Valencia. El hecho de que la vicepresidenta de la Corporación provincial, Maria Josep Amigó, y la vicepresidenta del Consell y consellera de Políticas Inclusivas, Mónica Oltra, convocaran una rueda de prensa para hablar precisamente de sus competencias y que la responsable de EU lo desconociera sólo evidencia que la brecha entre Esquerra y Compromís es cada día más profunda. Por si lo anterior no fuera suficiente, Pérez Garijo aireó su sorpresa ante los medios que la buscaban para que comentara su precipitada salida del caso Imelsa. La convocatoria trataba, entre otros asuntos, de la inversión en servicios sociales en municipios de menos de 10.000 habitantes. La diputada afirmó que ese acuerdo con la Conselleria se había hecho «desde» su «responsabilidad».

«Yo soy la diputada de Políticas Inclusivas», proclamó y, preguntada por si le había molestado esa rueda de prensa sin saberlo, aseguró que le «sorprendía» porque «se está hablando de mis competencias». Añadió que ella no estaba entre el público de la rueda de prensa, como sí lo estaba la diputada de Bienestar Social, porque no se había enterado: «No tenía conocimiento de esa rueda de prensa».

En la comparecencia, Oltra y Amigó anunciaron que los gobiernos autonómico y provincial van a poner en marcha la creación de cuatro nuevo centros públicos (uno de recepción de menores, en Llíria, y otras tres residencias y centros de día para enfermos mentales en Sueca, Carcaixent y Paterna). Sin embargo, todavía no se ha decidido qué tipo de gestión van a tener. La conselleria baraja la gestión pública, la concertada o la desarrollada por entidades sin ánimo de lucro. Los ayuntamiento cederán los terrenos o edificios.