Las Provincias

Julià Álvaro, secretario autonómico de Medio Ambiente. :: lp
Julià Álvaro, secretario autonómico de Medio Ambiente. :: lp

El ideólogo del plan de envases, en el punto de mira

  • El paso atrás del Consell debilita al número dos de Medio Ambiente, aliado clave de Oltra en Compromís

De anunciar una ley «para regular la implementación del sistema de depósito, devolución y retorno de envases de bebidas» a comprometerse a «actualizar el Plan Integral de Residuos de la Comunitat Valenciana para avanzar hacia una economía circular mejorando la gestión y tratamiento de residuos» van seis meses de diferencia, los que separan el seminario del Consell celebrado en julio en Torrevieja de la renovación del Pacto del Botánico firmado ayer.

El cambio también representa un giro significativo en uno de los compromisos asumidos por el Consell de Puig y Oltra y que el secretario autonómico de Medio Ambiente -y referente de Els Verds-, Julià Álvaro, había defendido en primera persona como bandera. El polémico sistema de devolución, depósito y retorno (SDDR) que el número dos de Elena Cebrián ha venido sosteniendo pese a las innumerables críticas recibidas, entre otras, por medio centenar de organizaciones empresariales -con la Asociación de Supermercados de la que forman parte Mercadona y Consum a la cabeza-, sufre un significativo revés con una redacción mucho más laxa en el nuevo compendio de compromisos del Consell.

El empeño de Àlvaro -conocido como 'Varoufakis' entre algunos miembros de Compromís- por sostener el plan de envases ha llegado a incomodar al propio Consell. Desde el PSPV, el empeño del dirigente ecologista por sostener esta iniciativa ya fue vista con distancia desde el principio. Ahora, la insistencia en la propuesta comienza a desagradar a algunos dirigentes socialistas, que entienden que lo que podría haber sido sobre el papel un buen plan, termina convirtiéndose en una obcecación que sólo genera problemas, impulsada por un cargo que ha mostrado escasa cintura política para ganar aliados a su iniciativa.

La persistencia de Àlvaro, del que en algunos ámbitos empresariales se considera que pese a todo no dará su brazo a torcer, le permite legitimar su condición de principal referente ecologista del Consell. No sólo porque es el representante de Els Verds con más responsabilidad en el Ejecutivo autonómico, sino también porque, de cara a su propio partido, su insistencia le permite justificar su cargo como número dos de Agricultura.

En clave orgánica, para Iniciativa, el partido que lidera Mónica Oltra, contar en Compromís con un aliado interno como los ecologistas frente al peso mayoritario del Bloc resulta determinante. Eso sí, ni siquiera ese apoyo podría servirle de ayuda si en el seno del Ejecutivo, y también fuera de él, comienza a extenderse la sensación de que Àlvaro «trae más problemas que quita».