Las Provincias

Jorge Rodríguez, presidente de la Diputación. :: irene marsilla
Jorge Rodríguez, presidente de la Diputación. :: irene marsilla

El PP exige dimisiones tras las facturas de gin-tonics y whisky en la nueva Imelsa

  • Contelles reclama que el presidente de la Diputación «salga de su escondite y diga si le parecen éticos los gastos del gerente»

La portavoz del PP en la Diputación de Valencia, Mari Carmen Contelles, exigió ayer que el presidente de la institución provincial, Jorge Rodríguez, diga si aún mantiene su confianza en el gerente de Divalterra, Víctor Sahuquillo, después de que este diario revelara ayer que el máximo responsable, junto a Agustina Brines, de la firmar provincial, pasa a la empresa gastos en gin-tonics, whisky y licores.

Contelles explicó que casi un mes después que el auditor interno señalara las prácticas fraudulentas de la actual gerencia de Divalterra y de que la auditoría externa señalara anteriormente múltiples irregularidades, «nadie en la Diputación de Valencia asume responsabilidades y toma decisiones».

La portavoz del Grupo Popular de la Diputación solicitó «por enésima vez» al Presidente de la Diputación que «ante los escándalos destapados en la gestión de Divalterra, Jorge Rodríguez debe salir del escondite y responder ante los valencianos si le parecen éticos y estéticos los comportamientos de su hombre de confianza en Divalterra».

Rodríguez designó a Sahuquillo como gerente de la firma heredera de la antigua Imelsa tras destituir a Josep Ramón Tiller, situado en ese cargo por José Manuel Orengo, y que apenas ocupó unos meses la gerencia. Sahuquillo lleva diez meses en el cargo, pero su gestión se ha visto salpicada por las anomalías que constatan informes elaborados desde la propia empresa -por el auditor interno- en los que se advierte de problemas con las contrataciones, gastos repetidos y presupuestos a medida para esquivar la firma del otro gerente de la empresa.

Según Contelles, «los gastos en bebidas alcohólicas con el dinero de todos los valencianos abochornan a todos menos a socialistas y Compromís que mantienen de manera inexplicable a sus cargos políticos en Divalterra. Exigimos que se asuman de una vez responsabilidades y se cese de inmediato a los cogerentes de Divalterra, Víctor Sahuquillo y Agustina Brines».

Contelles señaló además que «la moralidad y la exigencia ética que reclaman a los demás se olvida en un cajón cuando los implicados son de sus siglas. Socialistas y Compromís, con el silencio cómplice de sus socios de gobierno, están protegiendo inexplicablemente los desmanes del gerente elegido por Rodríguez con la connivencia y la cobertura de la gerente nombrada por Compromís».

Contelles criticó además que «en menos de seis meses han dilapidado los 100.000 euros de todos los valencianos que se han gastado en el cambio de nombre de Imelsa a Divalterra. Han demostrado en poco tiempo que su concepto de dignificar la Diputación y su empresa pública, Divalterra, pasa por gastarse el dinero de todos en gin-tonics».

Tal y como reveló ayer este diario, Sahuquillo pasó como gastos en dietas el consumo de bebidas alcohólicas en distintas cafeterías y restaurantes de la ciudad. Los tickets llevan la firma del gerente de la empresa provincial e incluyen gastos en ginebra, de diversas marcas, J&B, brandys y licones.

Una de las auditorías internas de Divalterra, que se dio a conocer a mediados de noviembre, ya advirtió de la irregularidad que se había producido al pasar al pago de la empresa el consumo de alcohol.