Las Provincias

Puig justifica la subvención a Acció Cultural por su «servicio a la Comunitat»

Puig justifica la subvención a Acció Cultural por su «servicio a la Comunitat»
  • El presidente califica a la entidad receptora de 70.000 euros como «valencianista» y la compara con Tyrius o las bandas de música

El presidente de la Generalitat, Ximo Puig, defendió ayer la política cultural de su Consell, especialmente el criterio por el cual ha otorgado una serie de ayudas que el síndic de Ciudadanos, Alexis Marí, criticó durante la sesión de control al Ejecutivo celebrada ayer en Les Corts. El portavoz de C's afeó al jefe del Gobierno que sus criterios para conceder subvenciones directas favorecen a entidades como Acció Cultural del País Valencià (ACPV).

Marí enumeró las actuaciones que promueve la entidad. «Sin dogmatismos ni complejos, dicen ellos en su web que son una asociación que promueve la red de repetidores que durante 25 años permitieron recibir TV3 en el País Valencià, una iniciativa ilegal, señor presidente, y que les supuso una multa», recordó Marí, quien también comentó sobre la actividad que ACPV destaca: «La convocatoria de movilizaciones ciudadanas que han permitido la recuperación de 'les nostres diades'», y mostró varias imágenes de manifestaciones en Valencia donde se veían banderas independentistas. El portavoz de Ciudadanos reprochó al Consell que «imprima tensión» a la vida sociocultural de la Comunitat, le recordó a Puig «que a esta gente le gusta mucho el tema de la independencia» y le criticó «su obsesión con este tipo de entes que sólo se dedican a hacer reivindicaciones políticas». Marí lamentó que el Consell se dedique «a apoyar» a asociaciones independentistas vinculadas a los 'países catalanes': «Para eso sí se da prisa». Y le reclamó a Puig que se «olvide de ese afán que le enloquece por buscar esos 'paisos catalans'».

Puig se agarró al diccionario para replicar que el término 'diada' no tiene implicaciones políticas. El presidente de la Generalitat dio la cara por ACPV. El Gobierno valenciano ha concedido subvenciones directas por importe de 70.000 euros a Acció Cultural del País Valencià, a Escola Valenciana y a la Federación de Sociedades Musicales, respectivamente, así como una ayuda directa de 8.000 euros al Colectivo Ovidi Montllor. El objetivo de todas estas subvenciones es la promoción sociocultural de la Comunitat, según las órdenes que publica este viernes el Diari Oficial de la Generalitat.

«Hemos ayudado a una entidad de democrática, valencianista y que ha hecho un servicio a la Comunitat, y lo ha hecho desde 1971. Por lo tanto, ningún problema. Como también hemos ayudado a la sociedad de amas de casa Tyrius o a las sociedades musicales. ¿Qué tenemos en contra de esas sociedades, o de Escola Valenciana o de ACPV, pero por qué se tiene que estar marcando a unas entidades culturales frente a otras? Nosotros hacemos una política cultural plural, para todas y para todos», aseguró Puig en un encendido alegato que culminó con una valoración excepcionalmente optimista de las actuciones de su Consell, que para el jefe del Ejecutivo se ha manejado como ningún otro en la historia valenciana: «y eso (su política cultural) es lo que es revolucionario en este país, porque jamás antes se había hecho». Por supuesto, nunca durante los gobiernos del PP encabezados por Fabra, Camps o Zaplana, pero tampoco durante aquellos años dorados del socialismo valenciano con Joan Lerma al frente de la Generalitat y con el propio Ximo Puig como su jefe de gabinete.

El presidente de la Generalitat defendió que el Consell trabaja en una orientación de la política cultural que no sea «sectaria», sino «abierta» y en la que quepan todas las asociaciones culturales, porque «la cultura es libertad».

Tradicionalmente, Acció Cultural ha recibido apoyo político, y especialmente financiero, por parte del Govern catalán. Cerca de 20 millones de euros, según los datos que el Gobierno catalán ha publicado a lo largo de los años. La Generalitat de Cataluña ha contribuido a sufragar, por ejemplo, la hipoteca de la sede de Acció Cultural, ubicada en los antiguos almacenes El Siglo en el centro de la ciudad de Valencia.

Marí reclamó que el Consell destine los recursos a la educación, la sanidad y la dependencia «y no levante más muros». El síndic de Ciudadanos le pidió a Puig: «Céntrese en lo que realmente importa y olvídese de guerras de banderas, de lenguas y de levantar muros». Por su parte, el presidente de la Generalitat replicó que una 'diada' es un día señalado en el que se celebra una fiesta importante, «como por ejemplo la Diada de la Mare de Déu d'Agost» y recordó que en los años 70 participó «en la primera diada, que pedía llibertat, amnistia i Estatut d'Autonomia», algo que secundó Alianza Popular porque entonces, según Puig, eran «más modernos» y «más valencianistas» que los «de ahora», en referencia al actual PP, que quiso replicar por alusiones, lo que rechazó el presidente de Les Corts y del Bloc, Enric Morera.