Las Provincias

La megafonía de 370.000 euros estrenada en septiembre se colapsa

  • El pleno sufre un retraso de 40 minutos en su inicio tras una avería en un sistema nuevo que obliga a los diputados a votar a mano alzada

El sistema de audio y votación de Les Corts lleva dando problemas al presidente de Les Corts, Enric Morera, desde que el nacionalista inició su etapa al frente de la Cámara durante el verano de 2015. Quiso cambiar la anterior megafonía por constatar su desfase tecnológico; sin embargo se echó atrás cuando se hizo público el coste, cerca de 400.000 euros. Finalmente, decidió acometer el gasto y este verano aprovechó la renovación de las instalaciones del hemiciclo para colocar este sistema que, desde el minuto uno, da problemas. Ayer, finalmente, colapsó.

El pleno de Les Corts comenzó 40 minutos tarde por «un fallo en el sistema de megafonía que se encuentra en prácticas», según indicó Morera a los diputados, que durante ese tiempo aprovecharon para tomar café y hacer corrillos de todo tipo. «Aún no se ha pagado», se disculpó el presidente. El Área de Asistencia Técnica y Mantenimiento de la Cámara licitó en marzo por un importe total de 495.157,41 euros, IVA incluido, el suministro, instalación y configuración del sistema de votación y megafonía del hemiciclo, aunque finalmente se adjudicó en agosto por 369.267,51 euros.

El actual periodo de sesiones supuso el estreno de este sistema, famoso entre diputados y asistentes habituales a los plenos por sus deficiencias a la hora de escucharse las intervenciones de los parlamentarios, que hace un par de semanas tuvieron que interrumpir igualmente una votación porque en dos meses una buena parte de ellos ha sido incapaz de descrifrar el modo de emitir su voto. De hecho, ayer, después de que los técnicos incluso instalasen como emergencia unos aparatos de audio que recordaban a los tiempos preconstitucionales, los diputados terminaron votando a mano alzada e interviniendo sin tener ni idea del tiempo que empleaban en sus discursos ni el que les quedaba para finalizar.

Fuentes de Les Corts aseguraron a la agencia Europa Press que es el primer sistema «de estas características que se instala en toda Europa, por lo que lleva un proceso de adaptación y de pruebas para que funcione correctamente». La probatura arrancó el pasado mes de septiembre, con votaciones que finalizaron de madrugada durante el Debate de la Comunitat. Si bien parece que, en realidad, es toda la actividad de la Cámara la que está siendo sometida a arriesgados ensayos.

Hace un mes se supo que 600 preguntas del PP al Consell habían acabado en el limbo. Hasta el propio Morera terció en las redes sociales haciéndose eco de que los populares las habían retirado, una acusación que posteriormente dejó de secundar públicamente . El mismo partido de la oposición recibió hace un par de semanas un aviso por parte de los servicios de la Cámara informándole de que se habían tramitado con una semana de retraso unas respuestas del Consell a un diputado popular porque se había perdido el soporte informático en el que se habían recibido. La Cámara ha externalizado la gestión de las nóminas por falta de personal, pues unos se han jubilado y otros han pedido el traslado sin que se lograsen sustituir las bajas a tiempo, y también se ha contratado externamente un servicio de transcripción.