Las Provincias

El Gobierno deja en manos del resto de partidos la reforma de la Constitución

vídeo

Mariano Rajoy y Soraya Sáenz de Santamaría en la sesión de control al Gobierno. / Efe I Atlas

  • La vicepresidenta insta al PSOE a trabajar juntos para buscar una solución para Cataluña dentro de la legalidad

No será el Gobierno de Mariano Rajoy el promotor de una reforma de la Constitución que el PP no llevaba en su programa electoral. La vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, deja, de hecho, en manos de los grupos parlamentarios impulsar, si así lo desean, una modificación de la Carta Magna y reta a Podemos a plantear su propia propuesta. “La Constitución Española se ha reformado dos veces y las dos por iniciativa legislativa de esta Cámara (…); puede también usted hacer algo y dejar sólo de preguntar al Gobierno”, ha espetado la número dos del Ejecutivo a Íñigo Errejón.

La vicepresidenta ha insistido en la sesión de control de esta mañana en el Congreso en la tesis de Rajoy. Para tocar el sacrosanto texto constitucional, será imprescindible tener claro el objetivo de la reforma y lograr un consenso amplio como el del 78. “La reforma de la Constitución es trabajo de algo más que de minorías ruidosas”, ha advertido a Podemos tras subrayar las discrepancias entre Pablo Iglesias y su mano derecha, Errejón. “Vengan consensuados de casa”, ha instado.

Tampoco ha recogido Sáenz de Santamaría el guante del PSOE, que defiende la reforma de la Carta Magna para solucionar las tensiones territoriales y buscar un mejor encaje de Cataluña en el Estado. “El éxito de la Constitución de 1978 fue que siendo un producto de todos, servía para dar cobijo a todos, y eso es lo que tenemos que buscar, eso es lo que se llama concordia y, sólo si mantenemos la concordia que logramos en 1978, lograremos fortalecer nuestro modelo y no debilitarlo”, ha reiterado la vicepresidenta.

La número dos de Rajoy se ha limitado a instar a los socialistas a trabajar juntos para encontrar una solución para Cataluña, siempre desde el respeto a la legalidad. “El Gobierno -ha garantizado con la vista puesta en la Generalitat- trabajará por abrir y ensanchar cauces de diálogo”.