Las Provincias

El auditor del PP declara que la cuenta era irregular y Génova la desconocía

valencia. Carlo Luca es uno de los auditores del Partido Popular. El responsable de Génova acudió ayer al juzgado de Instrucción 18 de Valencia para reforzar el cordón sanitario que el PP ha establecido respecto al Grupo Municipal. Confirmó al instructor y al fiscal que la cuenta opaca del Sabadell era una «irregularidad», que el PP desconocía su existencia y que, además, tampoco tenía la obligación de fiscalizar y vigilar esa cuenta. Su comparecencia se sitúa en la misma línea que el primer informe del Tribunal de Cuentas, que concluyó que no tenía obligación de auditar esa libreta.

El testigo, que declara a petición del propio partido, fue interrogado acerca de cómo es posible que nadie se percatara o sorprendiera de que el PP provincial manejara unos 150.000 euros para las últimas elecciones, mientras el Grupo Municipal abonó una campaña por una cantidad muy similar. Al parecer, nadie se cuestionó esos pagos que no pasaban por la cuenta electoral del partido, de ámbito provincial.

Se da la circunstancia de que el PP recibió dinero de esa cuenta opaca. El Grupo Municipal realizó transferencia de 1.500 euros varios meses a una cuenta para gastos del propio partido. Luca indicó que el hecho de que recibieran ese dinero de esa cuenta no significa que conociera todos los detalles de la libreta bajo investigación.

El Partido Popular se encuentra investigado como persona jurídica por un delito de blanqueo de capitales. La formación trata de que su caso se archive antes de llegar a juicio. Para ello aportó recientemente en el juzgado las facturas de las campañas electorales que se encuentran bajo investigación y tratará de demostrar al juez que la formación política no sólo tenía un programa de prevención del delito sino que lo cumplieron. En definitiva, que tomaron todas las precauciones para evitar el blanqueo.