Las Provincias

El ministro de Interior condena las «amenazas» sufridas por Rita Barberá

  • El Senado debate el miércoles un propuesta cursada por Compromís cuando pretendía expulsar a la exalcaldesa del grupo mixto

El ministro de Interior, Juan Ignacio Zoido, condenó ayer las «amenazas» sufridas por la recientemente fallecida exalcaldesa de Valencia Rita Barberá, precisamente antes de su muerte, criticando en paralelo a «quienes no quieren entender» que por su papel en la política y en el servicio público, Barberá «merece el respeto de todos».

En declaraciones a los medios de comunicación en Carmona, después de haber participado en la IV Escuela de Otoño del PP de Sevilla, Zoido admitió que él tenía «conocimiento oficioso» de que la exalcaldesa, fallecida a los 68 años víctima de un infarto, había sufrido «amenazas», ante las cuales había promovido las «denuncias correspondientes».

«Yo lamento que se amenace a una persona pública y rechazo este tipo de conductas vengan de donde vengan y vayan hacia donde vayan», manifestó el ministro de Interior. La ex alcaldesa de Valencia y senadora Rita Barberá presentó en julio ante la Policía una denuncia tras haber recibido un sobre que contenía una bala en su interior. Se trataba de la segunda vez que la política popular pone en conocimiento de las fuerzas de seguridad un hecho de estas características, ya que en enero de 2015 recibió otro proyectil.

Por su parte, el Pleno del Senado debatirá este miércoles si crea la figura del senador no adscrito para los parlamentarios tránsfugas, una iniciativa presentada por Compromís el pasado mes de octubre como reacción a la incorporación de Rita Barberá al grupo mixto. La propuesta llegará a la sesión plenaria una semana después de la muerte de la senadora y exalcaldesa de Valencia.

Se trata de una reforma del artículo 30 del Reglamento del Senado, el que regula la organización del grupo mixto, al que Compromís quiere añadir un nuevo apartado para crear un grupo nuevo de senadores no adscritos para los parlamentarios «declarados tránsfugas por su propio partido» o por «darse las circunstancias de pérdida de confianza que así lo definen».

Los senadores de Compromís Carles Mulet y Jorge Navarrete cargaron en octubre contra la llegada de Barberá al mixto, al entender que era un caso de transfuguismo político.