Las Provincias

Ciudadanos se fractura por la propuesta de subir los sueldos al Consell

Punset y Marí, en Les Corts. :: irene marsilla
Punset y Marí, en Les Corts. :: irene marsilla
  • Diputados de la formación pedirán explicaciones a la dirección del grupo tras enterarse por la prensa de una enmienda firmada junto al PSPV «que no está en la línea de nuestro programa»

Dicen algunos que un aumento de sueldo es como un martini: sube el ánimo, pero sólo por un rato. Sin embargo, la resaca de la enmienda firmada conjuntamente por PSPV y Ciudadanos para instar al Consell a que suba los salarios de los altos cargos del Ejecutivo valenciano entre un 9% y un 13% promete una resaca prolongada. De momento, en el grupo parlamentario C's habrá malestar corporal al menos hasta mañana, cuando se reúnan los miembros de la formación y se enteren de una propuesta de la que han tenido conocimiento a través de la prensa.

Y aún entonces, cuando mañana la dirección del grupo parlamentario cómo es eso de firmar junto a los socialistas una iniciativa que implica un incremento de las nóminas entre 5.000 y 8.000 euros anuales, es más que probable que entre los diputados de Ciudadanos se generen serias controversias. La sorpresa el viernes entre los parlamentarios del grupo naranja fue mayúscula al comprobar que muchos de ellos no tenían ni idea de esta iniciativa mientras que al menos tres periódicos, incluido LAS PROVINCIAS, la avanzaban a sus lectores. «Nos hemos enterado por la prensa, como de muchas otras cosas, pero eso ya es lo de menos. El problema es que esta enmienda no está en la línea de nuestro programa. No nos lo habíamos planteado, y cuando lo leímos, pues causó bastante revuelo», señala un destacado parlamentario de Ciudadanos.

Llueve sobre mojado en al formación naranja, donde existen dos bandos claramente enfrentados no sólo por el poder sino por rumbo ideológico de las iniciativas de Ciudadanos, que mientras en Madrid negocia techos de gasto presupuestarios con el Gobierno del PP en Valencia apoya iniciativas para incrementar en cerca de 680.000 euros el coste salarial del entramado político situado en la cúpula de la Generalitat.

Escorados a la izquierda

A ese desencuentro entre las dos líneas estratégicas del partido se suma la suspicacia generada por los movimientos de Carolina Punset con el fin de abanderar una alternativa a la izquierda de Albert Rivera, tan escorada hacia ese lado que ni siquiera se descarta que abandone la gris Bruselas para volver a Valencia, donde el Consell la mira con buenos ojos. No será por falta de guiños por parte tanto de Punset como de Alexis Marí, su sustituto como síndic de Ciudadanos, firmante de la enmienda sobre los sueldos y acompañante en iniciativas de Punset como un debate, celebrado el pasado viernes en Madrid donde la eurodiputada reunió a Boadella, Rodríguez Ibarra, Pagazaurtundúa, Espada y Semper. La semana antes, Punset participó en otro debate en Valencia, sobre Educación, y al que asistió la plana mayor de la conselleria. Tanto Vicent Marzà, conseller nacionalista, como Miquel Soler, secretario autonómico socialista, se mostraron cómodos en ese diálogo sobre el plurilingüismo. También posó ufano Pedro Sánchez cuando este fin de semana accedió a fotografiarse con Punset y Marí en el retorno del exsecretario general del PSOE.

El síndic de Ciudadanos, además, envió un mensaje por las redes sociales al jefe del Consell, el socialista Ximo Puig: «Presidente, que nos hemos encontrado con Sánchez y sigue con el 'no es no'. ¿ A ver si va a tener razón ?».

Y en este escenario, mientras Marí baraja si presentarse a unas primarias a nivel autonómico y Punset hacerlo a nivel nacional, cuando aparece una enmienda firmada con los socialistas en Les Corts que ni siquiera Compromís se ha atrevido a secundar. «Vamos a pedir explicaciones», explica un diputado alicantino respecto a la reunión del martes, si bien es cierto que alguna llamada se ha recibido ya en el seno de la dirección del grupo parlamentario de Ciudadanos expresando malestar tanto por las formas como por el fondo de la iniciativa. De aprobarse la enmienda, consellers, secretarios y subsecretarios autonómicos y directores generales (más de un centenar de personas) verán como su sueldo da un salto considerable hasta alcanzar el de los funcionarios de la Generalitat mejor pagados, lo que supondrá un coste anual que el PP estima en, como mínimo, 680.000 euros.

Fuentes de Ciudadanos explicaron el pasado viernes que el objetivo de la enmienda a los Presupuestos de la Generalitat para 2017 es situar los salarios «al mismo nivel que la responsabilidad del cargo, y garantizar que las personas que acepten asumir ciertas responsabilidades sean los mejor preparados para ello». Se trata, según indicaron, de que «los mejores profesionales puedan trabajar en la Administración Pública», y consideran que este debate se debe abordar «de una manera responsable y sin populismo».

Por ello, explican que Ciudadanos apuesta por que haya una tabla salarial de altos cargos en función de la responsabilidad, porque «no puede ser que un alcalde de un pueblo cobre más que un presidente autonómico, por ejemplo, o que un funcionario gane más que un alto cargo».