Las Provincias

fotogalería

Ayuntamiento. Alfonso Novo ejerció de portavoz del gobierno de Barberá cuando se marchó Alfonso Grau. :: j. signes

Una despedida multitudinaria

  • Políticos, empresarios y sociedad civil arropan a la familia de Barberá en el tanatorio

Rostros emocionados, lágrimas, abrazos, palabras entrecortadas... Políticos, empresarios y representantes de la sociedad valenciana dejaron ayer sus cargos en casa para despedir a la amiga, a la compañera. Desde primera hora de la mañana el goteo de personalidades fue constante en el tanatorio municipal de Valencia para acompañar a los familiares de la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá.

Entre los primeros en llegar, el concejal del grupo popular Cristóbal Grau (visiblemente afectado), el exdiputado autonómico José María Olano y el presidente de la Cámara de Comercio de Valencia, José Vicente Morata. A ellos les siguió la hermana de María José Carrascosa, Victoria Carrascosa, que entregó una carta de pésame a la familia para agradecer el apoyo que les dio la exalcaldesa, y la presidenta de la Federación de Asociaciones de Vecinos, María José Broseta, junto a la presidenta vecinal de Nou Moles, Casilda Osa.

Destacó la presencia de compañeros de Barberá en sus distintos mandatos en el Ayuntamiento como Vicente Igual, Silvestre Senent, Mayrén Beneyto (que acudió acompañada por Ramón Almazán y la baronesa de Alaquàs, Amparo Corell), Alfonso Novo, Alberto Mendoza, Lourdes Bernal, Ana Albert, Beatriz Simón, Maria Àngels Ramón-Llin, Vicente Aleixandre (con su hijo Ignacio), Miquel Domínguez, Félix Crespo (con su mujer, la fallera mayor de 2003, Vanessa Lerma), Francisco Lledó, María Jesús Puchalt y el actual portavoz del grupo, Eusebio Monzó, el último fichaje de Barberá en las elecciones municipales de 2015.

También asesores populares como Cristina Montalvá, Luis Salom, Andrés Rodríguez o Julio Aguado, además de la que fuera jefa de Protocolo del Ayuntamiento, Pepa Benavent, y otros funcionarios municipales, que quisieron trasladar en persona sus condolencias a la familia de Barberá. Otro nombre vinculado con el cap i casal fue el del cronista oficial Francisco Pérez Puche.

Se sumaron también nombres con huella municipal como Marta Torrado, Jorge Bellver (que llegó minutos antes del funeral), Victoriano Sánchez-Barcáiztegui, Juan Cotino y el expresidente del Consell, Francisco Camps, que llegó al tanatorio con su esposa, Isabel Bas. Además, de Juan Giner, que fue director general de Evaluación Ambiental y estaba en la última lista municipal del PP. En este caso, llegó al tanatorio acompañado al presidente de la Diputación de Alicante, César Sánchez.

Los nombres de la clase política no acabaron ahí: los exconsellers de Sanidad, Vicente Rambla y Manuel Cervera, los exvicepresidentes Víctor Campos y Gerardo Camps, o los exconsellers Mario Flores, Alejandro Font de Mora, Maritina Hernández, Lola Johnson y Belén Juste. También la exconsellera y exdelegada del Gobierno, Paula Sánchez de León, o los exalcaldes de Alicante y Gandia, Sonia Castedo (que no pudo evitar las lágrimas) y Arturo Torró, respectivamente.

Más política. Los pasillos del tanatorio situado junto a la V-30 también vieron pasar al expresidente del Consell y de Bancaja, José Luis Olivas, al exdiputado David Serra, al exsecretario autonómico de Comunicación, José Luis Torró. En activo, el presidente provincial del PP, Vicente Betoret, la diputada en Les Corts María José Ferrer de San Segundo o a la senadora por Alicante y exconsellera Asunción Sánchez Zaplana, todavía impactada por la noticia sobre el fallecimiento de la que hasta hace unas horas era su compañera en el Senado.

Ignacio Gil Lázaro, que llegó con su mujer María Luisa Borrás, o Rafael Maluenda fueron otros de los políticos populares que asistieron a la despedida de la exalcaldesa. A este último se le vio charlar con la exvicepresidenta del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega. Junto a la presidenta de Vox Valencia, Cristina Seguí, fue de las pocas representantes de otros partidos que se dejaron ver.

Pablo Landecho, Nuria Romeral, Enrique Pérez Boada, Paz Olmos, el empresario y expresidente de la falla Convento Jerusalén, Jesús Barrachina, el presidente del Club Náutico de Valencia, Manuel Casanova, el notario Carlos Pascual o el presidente de Lo Rat Penat, Enric Esteve (se fundió en un emotivo abrazo con Beneyto), fueron otros de los rostros conocidos que quisieron rendir homenaje a la exalcaldesa. La fallera mayor de 1983, Begoña de la Concepción, que colaboró varios años en la Junta Central Fallera, acudió antes del mediodía al tanatorio.

Una de las visitas que mayor expectación produjo entre la gente que aguardaba en la calle fue la del empresario y presidente de Mercadona, Juan Roig, y su esposa Hortensia Herrero, dado que sus salidas públicas son poco frecuentes.

Del mundo del deporte, caras como el exjugador Amedeo Carboni, el presidente del Levante UD, Quico Catalán, el expresidente del Valencia CF, Jaume Ortí, y el presidente del Valencia Basket, Vicente Solá, así como el consejero delegado y vicepresidente, Francisco Raga.

De Madrid aterrizaron, la presidenta del Congreso, Ana Pastor, y la que también lo fuera en la etapa de José María Aznar, Luisa Fernanda Rudi. Ambas, muy amigas de la exalcaldesa, al igual que la diputada nacional Celia Villalobos. Pastor y Villalobos llegaron sobre las tres de la tarde al tanatorio, minutos antes que Mariano Rajoy y María Dolores de Cospedal.

Entre las numerosas personas que acudieron al funeral estuvieron la hasta ahora secretaria de Estado de Servicios Sociales, Susana Camarero, y la exministra de Sanidad, Ana Mato, además del exministro de Industria, José Manuel Soria. Todos llenaron la capilla y el hall para dar el último adiós a Barberá.