Las Provincias

Un contable de Correa admite que inflaban un 10% las facturas en Madrid

  • Nombela asegura al tribunal de Gürtel que Crespo les ordenaba incluir el concepto «varios» para «evitar gastos imprevistos»

El número dos de la trama Gürtel, Pablo Crespo, quedó ayer tocado tras la declaración de un empleado de Francisco Correa en el juicio que se celebra en la Audiencia Nacional. Javier Nombela, encargado de la facturación de varias empresas del grupo, que se enfrenta a 19 años de cárcel, aseguró que recibió instrucciones expresas de Crespo para inflar un 10% todas las facturas por servicios contratados por la Comunidad de Madrid, un porcentaje que la Fiscalía Anticorrupción atribuye a las comisiones pagadas al exviconsejero Alberto López Viejo, uno de los principales acusados.

Nombela, quien fuera también asesor en el Ayuntamiento de Madrid, explicó a preguntas de la fiscal que ese concepto de «varios» incluido en todas las facturas de empresas del Grupo Correa con el gobierno regional presidido por Esperanza Aguirre respondía a «una estimación de gastos». «Era una partida de control de gastos para evitar gastos imprevistos», apuntó.

Esa orden de hinchar con ese concepto las facturas se le dio Crespo a él «y a todos los empleados», aseguró Nombela, para quien «la instrucción estaba clara: hay que hacer un Excel con la partida varios de todos los actos de la CAM». La fiscal quiso ir más allá y buscar la confesión del acusado para acorralar a López Viejo, pero éste negó que este remanente de dinero se correspondía con las comisiones pagadas al exviceconsejero madrileño a cambio de conseguir las adjudicaciones a las empresas de 'Gürtel'.

En su escrito de acusación, la fiscalía señala que con ese 10% se inflaron los costes de los actos y por intermediar en esas adjudicaciones (348 eventos en total) López Viejo se embolsó 333.669 euros entre 2004 y 2007, por lo que el expolítico del PP se enfrenta a 46 años de cárcel, una de las mayores penas.