Las Provincias

De referente del PPCV a ser señalada por sus compañeros

Rita Barberá fue clave para que Isabel Bonig asumiera el liderazgo del PP valenciano. Junto a José Císcar, la apuesta por la exconsellera allanó el camino a Génova para que Alberto Fabra abandonara la presidencia regional tras la derrota de 2015. La entonces aún alcaldesa ejercía como principal referente de los populares de la Comunitat en Madrid, gracias al trato preferente del que disponía con Rajoy y Cospedal. El escenario cambió radicalmente a partir del caso Taula. Lo que había sido un reconocimiento unánime se convirtió en un progresivo distanciamiento, al que no fue ajeno la propia dirección regional del partido. Los populares llegaron a votar incluso una iniciativa en el pleno Les Corts junto al resto de grupos parlamentarios que venía a reclamar el escaño en el Senado. La líder del PPCV, Isabel Bonig, se refirió ayer a Barberá para señalar que con su muerte «se va un referente político y la mejor alcaldesa de Valencia». La dirigente popular admitió haber quedado «en estado de shock».