Las Provincias

La familia pide un funeral íntimo sin la presencia de políticos ni instituciones

fotogalería

Llegada del coche fúnebre con los restos mortales de Barberá al tanatorio, anoche. :: jesús signes

  • La ceremonia por el descanso de Barberá se celebrará esta tarde a las 16 horas en el Tanatorio Municipal de Valencia

El funeral de Rita Barberá se celebrará esta tarde a las 16 horas en el Tanatorio Municipal de Valencia. La intención es que sea una ceremonia íntima: la familia había pedido que no acudieran políticos, aunque el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, confirmó ayer su asistencia. Sin embargo, se espera que cientos de personas acudan al cementerio para dar el último adiós a la mujer que durante un cuarto de siglo cosechó mayoría absoluta tras mayoría absoluta. Aunque a lo largo de la jornada de ayer se especuló con la posibilidad de que la capilla ardiente de la alcaldesa se instalara en el mismo Ayuntamiento, como Joan Ribó ofreció a los familiares, finalmente no será así.

Los restos mortales de la que fuera primera edil de la ciudad entre 1991 y 2015 llegaron ayer a Valencia al filo de las 19 horas, según ha podido saber este diario, tras salir en torno a las 15.30 horas del Instituto Anatómico Forense de Madrid, donde se le practicó la autopsia.Lo hizo mientras amigos y seguidores se congregaban en la Catedral para una misa en su recuerdo oficiada por el cardenal arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares. La familia había reservado una sala en el Tanatorio Municipal para ayer y hoy. Todo parece indicar que la alcaldesa recibirá sepultura en el Cementerio General, en cuya sección segunda derecha descansan sus padres.

La familia Barberá comenzó a llegar al tanatorio pasadas las 22 horas. Se había desplazado a Madrid el concejal Vicente Igual, uno de sus colaboradores más estrechos durante los años como alcaldesaa. El concejal estaba, según fuentes del grupo municipal popular, «destrozado». A las 22.45 entraba al tanatorio el expresidente de la Generalitat Francisco Camps, poco antes de la llegada del coche con los restos mortales.

Durante todo el día de ayer, y se espera que continúen hoy, vecinos de toda la ciudad acudieron tanto al domicilio de la exalcaldesa, en la calle General Palanca, como al Ayuntamiento, donde poco a poco se fueron montando improvisados altares. También abarrotaron el Consistorio, en cuyo Salón de Cristal se instaló un libro en el que recordar a la alcaldesa.

El Consistorio ha decretado tres días de luto oficial y suspendió ayer todos los actos públicos previstos, que se retomarán hoy. La visita de los Reyes a la ciudad para los premios Jaume I y para visitar el Mercado Central se mantiene, pero cualquier acto lúdico, como el concierto que se iba a celebrar en su honor o el cóctel, se ha suspendido.