Las Provincias

El Ayuntamiento reconoce el valor de una figura «que dejó huella»

vídeo

/ PACO MORENO

  • Ribó convoca un pleno extraordinario que muestra las condolencias de la corporación y ofrece el Consistorio para la capilla ardiente

En uno de los plenos más emotivos celebrados en el Ayuntamiento de Valencia, los concejales de la corporación municipal expresaron ayer su pésame por el fallecimiento de Rita Barberá. El alcalde de Valencia, Joan Ribó, decretó tres días de luto oficial y puso el Consistorio a disposición de la familia si deciden instalar la capilla ardiente en las dependencias municipales en las que Barberá trabajó durante 24 años, algo que finalmente no ocurrirá.

Lo hizo en un pleno urgente convocado por Alcaldía y abarrotado de curiosos, prensa y excolaboradores de la alcaldesa, así como funcionarios municipales que trabajaron codo con codo con ella, pero también con destacadas ausencias. Faltaron, por distintos motivos, Vicente Igual (muy cercano a Barberá, se desplazó a Madrid con la familia), María Oliver (a quien la noticia sorprendió camino de la capital), Pere Fuset (que terminó el martes por la noche cerca de las 2 horas después de ser reprobado por la asamblea de presidentes falleros y a quien no se pudo localizar antes del pleno) o Amparo Picó (en un funeral). La ausencia más comentada fue la de Berto Jaramillo, concejal de Cooperación y perteneciente a València en Comú, que decidió no asistir «de manera personal», según fuentes del grupo municipal. Jaramillo, eso sí, trasladó sus condolencias. Su decisión está en la línea de la tomada por los diputados de Unidos Podemos en el Congreso de los Diputados ayer por la mañana, cuando se ausentaron del minuto de silencio oficial.

«Lamentamos su muerte y expresamos nuestras condolencias», explicó Ribó en la moción que presentó Alcaldía en nombre de toda la corporación. El alcalde alabó la «vinculación» de Barberá con Valencia, que irá «más allá de los años en que gobernó esta ciudad. «Ostentó el cargo de alcaldesa durante 24 años y, sin ningún género de duda, ha dejado su huella en la ciudad», dijo Ribó, que decretó tres días de luto oficial en la ciudad. Posteriormente, preguntado por los periodistas, ofreció el Consistorio si los familiares consideraban oportuno instalar la capilla ardiente en sus dependencias, lo que finalmente no ocurrirá.

Excepcionalmente, se dio la palabra al anterior portavoz municipal del grupo popular, Alfonso Novo, que expresó la «enorme tristeza» por el fallecimiento de la ex alcaldesa, «artífice», dijo, «de la transformación y modernización vivida en esta ciudad a finales del siglo XX y principios del XXI». «Luchó como nadie por convertir esta ciudad en lo que es hoy: un lugar maravilloso. Y como ella misma decía: una ciudad única en el mundo para disfrutar de la vida», explicó. «Rita Barberá era una mujer muy alegre, positiva, optimista, cariñosa y cercana. Pero siempre que la recordemos la asociaremos a Valencia y su nombre pasará la historia», dijo el concejal Novo.

Ramos de flores

Pronunció el portavoz estas palabras entre las caras llorosas de los concejales de su bancada, donde reposaban dos ramos de flores, uno de ellos traído por Félix Crespo. Se vio muy afectado a Cristóbal Grau, que no pudo aguantar las lágrimas durante el minuto de silencio, o a Lourdes Bernal, así como a compañeros de otros partidos, como la misma Sandra Gómez, del PSPV. También se acercaron al hemiciclo antiguos compañeros de corporación como Ana Albert (que no pudo contener las lágrimas) o la diputada en Les Corts Verónica Marcos. Las expresiones de cariño entre rivales políticos fueron habituales durante toda la mañana. La más cariñosa fue Glòria Tello, que repartió besos y abrazos a todos los concejales y asesores del PP. En muchos de ellos, la procesión iba por dentro.

Reacciones de los concejales

Glòria Tello, como portavoz adjunta del grupo municipal Compromís, trasladó ayer la condolencia de su partido «a los familiares y amigos de Rita Barberá, una figura política de esta ciudad. «Pensamos que es de recibo mostrar toda nuestra solidaridad con los suyos», comentó la edil. También Fernando Giner, en nombre del grupo municipal Ciudadanos, expresó su pésame a los familiares, conocidos y miembros del Partido Popular por el fallecimiento de doña Rita Barberá. «Ha sido una figura muy importante y querida en la ciudad de Valencia. Hoy es un día para mostrar nuestras condolencias y sumarnos al dolor de sus personas más allegadas».

Por su parte Sandra Gómez, portavoz del grupo socialista, remarcó que el de ayer fue un día «para dejar las diferencias políticas a un lado y dar nuestro más sentido pésame a sus familiares, a sus compañeros y a todos los ciudadanos que la querían, y mostrar nuestro máximo respeto institucional a la figura de quien fue alcaldesa de Valencia durante 24 años». Jordi Peris, como portavoz de València en Comú, dijo estar en el Pleno «para expresar nuestras condolencias a la familia y a todas las personas sus allegados de la ex alcaldesa de Valencia. Es el momento de reconocer la importancia política que ha tenido Rita Barberá en esta ciudad. Aunque las diferencia políticas entre Valencia en Comú y Rita Barberá eran públicas y notorias, ahora no es momento de hablar de eso sino de destacar el lado humano y trasladar el sentimiento de pésame y acompañamiento en el dolor que deben estar sintiendo las personas cercanas a la ex alcaldesa». Se desmarcaba así de la actitud de Unidos Podemos en Madrid.