Las Provincias

Ximo Puig reclama en Madrid al Gobierno de Mariano Rajoy que asuma parte de la deuda valenciana

  • El dirigente socialista considera factible que Díaz presida Andalucía y dirija el PSOE

El presidente de la Generalitat, Ximo Puig, acaba de reclamar al Gobierno central que mutualice la deuda de la Comunitat Valenciana, cercana a los 42.000 millones de euros. El jefe del Consell ha protagonizado un desayuno informativo en el hotel Westin Palace de Madrid organizado por Europa Press donde ha reivindicado que el Estado modifique su relación con las comunidades autónomas para generar una "cohesión emotiva" del país, refundando el estado de las autonomías e iniciando un proceso de federalización donde incluyó un cambio del sistema de financiación que permita "salir del círculo infernal" actual, de tal modo que el reparto del dinero permita a las regiones asumir todas sus competencias. Respecto a la situación del PSOE, el secretario general del PSPV ha considerado "posible" que un presidente autonómico (en referencia a la andaluza Susana Díaz) continúe al frente de un gobierno regional y, simultáneamente, sea la secretaria general del PSOE, una coincidencia que la propia Díaz está comentando como factible.

"No queremos que ninguna comunidad autónoma cargue con errores de anteriores Consells, pero tampoco queremos que los valencianos carguen con un sistema de financiación erróneo", indicó Puig para a continuación reclamar "mutualizar la deuda" a través de una mayor "lealtad institucional" del Gobierno central hacia la Comunitat, con el fin de evitar tener que recurrir al FLA, "que sólo garantiza mayor control estatal y un aplazamiento del problema de la deuda".

A pesar del discurso federalista de Puig, el presidente de la Generalitat cargó precisamente contra la política autonómica de Madrid en cuanto a impuestos. Volvió a acusar al gobierno de Cristina Cifuentes de generar "dumping fiscal", es decir, utilizar una bajada de impuestos desproporcionada para atraer a las empresas, lo que Puig considera una competencia desleal. El presidente de la Generalitat expuso un modelo de financiación basado en que los fondos recibidos por cada comunidad permitan cubrir todo el gasto social, otorgue suficiencia financiera a las regiones y se establezca una "corresponsabilidad" en el sentido de que se impida a Madrid practicar su actual política fiscal.

Puig, que intentó eludir toda pregunta comprometida (ha llegado a contestar con un evasivo "ahora se lo voy a decir" al ser preguntado por si considera "deseable" que Susana Díaz dirija el PSOE, aunque ha admitido que es "posible" ser secretaria general del partido y presidir Andalucía), estuvo acompañado por una importante representación de los máximos responsables del partido socialista nacional, tanto el portavoz de la gestora, Mario Jiménez, como el del grupo socialista en el Congreso, Antonio Hernando. Igualmente, asistieron al acto diputados nacionales y senadores, tanto valencianos como catalanes, madrileños y aragoneses. Igualmente, han viajado hasta la capital de España representantes de las universidades valencianas, del mundo empresarial, la mitad del Consell y representantes de asociaciones.

Respecto a la presencia de Pedro Sánchez este sábado en Xirivella, el líder del PSPV indicó que no tenía nada que decir sobre la presencia de "cualquier militante" en Valencia (no lo trató ni de exsecretario general del PSOE ni posible candidato a liderar el partido), insistió, al igual que hizo ayer, en que la Comunitat es una tierra hospitalaria, si bien consideró que "todo es mejorable" respecto al modo en que tanto Sánchez como el PSE están actuando en el partido, frente a lo cual consideró que "todos debemos trabajar por el futuro".