Las Provincias

Pedro Sánchez. :: lp
Pedro Sánchez. :: lp

Sánchez confirma que iniciará en Valencia su intento de reconquista

  • El exlíder de los socialistas arranca el sábado la gira por España con sendos actos con militantes en Sueca y Xirivella

Pedro Sánchez confirmó ayer que arrancará en Valencia su gira para recuperar la Secretaría General del PSOE. Dos encuentros con militantes en las localidades de Sueca y Xirivella servirán el próximo sábado para tomar el pulso a los partidarios del excandidato socialista, obligado a renunciar tras el resultado del Comité Federal.

El lugar elegido para comenzar su recorrido por todo el territorio español no es casual. Sánchez y el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, no han tenido nunca una buena relación. El devenir de los acontecimientos terminó por demoler cualquier vía de diálogo. El entorno de Sánchez no puede olvidar la maniobra de Puig, uno de los 17 miembros de la ejecutiva federal que abandonó su cargo y llevaron a Sánchez a perder la votación. La actuación del actual presidente de la Generalitat generó una concentración de repulsa en la puerta de la sede de Blanquerías. La misma postura se repitió con el debate sobre la posición de los socialistas en la investidura de Mariano Rajoy. Puig alentó la abstención en contra del pronunciamiento de la mitad de su militancia.

Los antecedentes resultan especialmente atractivos para seguir esta visita de Sánchez, de la que ya informó LAS PROVINCIAS. Irá acompañado por al secretario general de los socialistas en la provincia de Valencia y diputado nacional, José Luis Ábalos. Otra de los dirigentes socialistas que se ha mostrado más lejos de las tesis que defiende Puig y que esta misma semana se confirmó que seguirá en la dirección del grupo parlamentario socialista en el Congreso.

La Agrupación Local PSPV-PSOE de Sueca, a través de un comunicado, celebró que Sánchez haya aceptado la invitación realizada por los socialistas de esta localidad «que desde un principio se manifestaron contrarios con las formas de actuar de la Ejecutiva Federal en pleno proceso de formar gobierno en España, contra un secretario general elegido por la militancia».

El alcalde de Xirivella, el socialista Michel Montaner, confirmó que Pedro Sánchez ha aceptado también la invitación del PSPV en esta localidad para realizar un encuentro con militantes ese mismo día. No se descarta que el exlíder de los socialistas aproveche su visita a Valencia para realizar algún otro evento. La agenda no está todavía cerrada.

El camino de Sánchez no resultará sencillo. Tendrá rivales. Uno de ellos, sin duda, la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, quien vuelve a entrar en la competición por el liderazgo del PSOE, aunque aún sin confirmarlo, y ha salido del enclaustramiento autoimpuesto tras el infernal Comité Federal del 1 de octubre para lanzarse a una campaña de recuperación y potenciación su imagen, muy dañada tras aquel episodio.

Ella misma y su entorno insisten en que la prioridad sigue siendo Andalucía, pero ya no niegan con la rotundidad de antes que vaya a ser candidata y, además, defienden que la secretaría general del PSOE es un cargo compatible con la presidencia de la Junta de Andalucía. Eso es lo que quiere demostrar ahora liderando la oposición desde Sevilla.

Dio una muestra de sus planes al embarcarse esta semana en un carrusel de entrevistas de cadenas de televisión y de radio en las que tocó todos los palos de la política nacional. El momento elegido no fue casual. El conflicto entre el PSOE y el PSC vivía sus horas más calientes, hasta que el presidente de la gestora socialista, Javier Fernández, y el líder de los socialistas catalanes, Miquel Iceta, decidieron apagar el fuego con una congelación de dos meses.

Luego vino un multitudinario acto del PSOE andaluz que, con la excusa de Felipe González, logró reunir en público por vez primera desde su baja del partido a los expresidentes Manuel Chaves y José Antonio Griñán, y donde recibió elogios a su «fuerza y coraje» para liderar el partido. Una súbita locuacidad que justifican en su entorno con el argumento de que «no podía estar permanentemente callada», y 'sotto voce' reconocen que su proyección ayuda a pulir una imagen deteriorada tras los últimos acontecimientos.