Las Provincias

Compromís detecta una guerra abierta entre socialistas

La vicepresidenta de la Diputación de Valencia, María Josep Amigó, consideró ayer -como representante de Compromís en la corporación- que las informaciones aparecidas sobre la empresa pública Divalterra apuntan a «una guerra interna del PSOE». Una «batalla de acusaciones», advirtió, «que perjudica y salpica a toda la gente que trabaja de manera seria dentro de Divalterra y de la Diputación». Por su parte, la diputada portavoz del PP en la corporación provincial, Mari Carmen Contelles, reseñó ayer que el informe del auditor interno de Divalterra detecta «incidencias» en la actual gestión del ente. En concreto, cuestiona, entre otros asuntos, fraccionamiento de contratos y la inclusión de bebidas alcohólicas como dietas.

Por su parte, Víctor Sahuquillo se defendió de las acusaciones del PP e indicó que en Divalterra «no ha habido fraccionamiento de contratos». «Hay informes de los servicios jurídicos que dicen que no existe fraccionamiento y la historia está en cómo se suman las cosas. Si son encargos distintos, no hay fraccionamiento», apostilló el gerente de la firma.