Las Provincias

Isabel Bonig critica que la localidad natal de Puig se lleve 5,1 millones del presupuesto

castellón. La presidenta del PPCV, Isabel Bonig, criticó ayer que los presupuestos de la Generalitat para 2017 destinados la provincia de Castellón «dejan de lado a las personas» y hacen un reparto «desigual», de 2.010 euros para un morellano frente a los 17 que recibirá un ciudadano de Castellón.

En una rueda de prensa ofrecida para analizar las cuentas autonómicas de 2017, señaló que le llama la atención que Morella, la localidad natal del presidente del Consell, Ximo Puig, de 2.500 habitantes, «se lleve 5,1 millones» del presupuesto de 2017, frente a los 2,6 de Vila-real, con 50.000 habitantes.

En este sentido indicó que, según las inversiones para cada municipio, «un morellano recibirá 2.010 euros», mientras un ciudadano de Castellón recibirá 17 euros, uno que viva en Vila-real 52 euros, 86 si reside en Vall d'Uixó o 19 euros si lo hace en Borriol.

También reseñó que la capital de Els Ports reciba 800.000 euros para su Centro de Turismo o 2,6 millones de euros para polígonos industriales, «a los que sólo pueden concurrir Morella, Cinctorres o Vilafranca», y se preguntó qué pasa con los polígonos de Castellón, Almassora, Vila-real o la Vall d'Uixó».

Bonig criticó que el presupuesto autonómico de 2017 contemple «una subida espectacular» de tasas e impuestos, que alcanzan los 840 millones de euros, y que se incrementen en 176.000 euros «los gastos para personal de confianza». Añadió que la inversión real directa en la provincia desciende en 5,4 millones, de los 52 millones de 2016 a los 46,6 consignados para este próximo año. «En dos años la inversión real en Castellón ha caído en 10,4 millones, es un 18 % menor», dijo.

Entre los recortes que, a juicio de Bonig, contemplan las cuentas del Consell para 2017, destacó el descenso «en más de un millón de euros» en inversiones para el Hospital Provincial.