Las Provincias

Un alto cargo de Hacienda admite que el Consell estudia crear nuevos impuestos

El conseller de Hacienda, Vicent Soler, durante un pleno de Les Corts. :: EFE/Kai Försterlingx
El conseller de Hacienda, Vicent Soler, durante un pleno de Les Corts. :: EFE/Kai Försterlingx
  • El director general de Tributos de la Comunitat señala la dificultad de diseñar nuevas tasas debido a que el Estado suele tumbarlas

El Consell estudia la creación de nuevos impuestos para tratar de hacer frente al déficit que ahoga las arcas de la Generalitat. Así mismo lo anunció ayer el director general de Tributos de la Comunitat Valenciana, Eduardo Roca, en la mesa redonda 'Gestión y retos de los impuestos autonómicos', a la que también asistieron los máximos responsables tributarios de otras comunidades autónomas.

Sin tener muy claro hacia dónde encaminar su hoja de ruta, Roca reiteró, tras la conferencia, la intención de la conselleria de Hacienda de abrir nuevas vías de recaudación, ya que, según dijo, los impuestos propios apenas tienen un peso del 1,4% en los ingresos impositivos totales. En este sentido, el estudio 'Panorama de la fiscalidad autonómica y local 2016', elaborado por el Consejo de Economistas Reaf-Regaf y cuyos datos son relativos a 2014, revela que estos gravámenes supusieron en la Comunitat el 3,2% de la recaudación.

La mayor parte de la fiscalidad autonómica tiene que ver con la imposición medioambiental mediante la creación de tributos sobre el agua, la emisión de gases a la atmósfera, al almacenamiento de residuos, al transporte y distribución de energía eléctrica o a los vertidos en las aguas litorales. Sin embargo, algunas comunidades también han dado luz verde a una tasa por tierras infrautilizadas (Andalucía o Asturias), a la utilización de las bolsas de plástico (Andalucía) o a las viviendas vacías (Cataluña), entre otros. Una de las figuras estrella es la conocida como 'tasa turística', que en Cataluña recauda 50 millones de euros al año, según recordó ayer la directora general de tributos catalana, Marta Espasa. Sin embargo, la posibilidad de implantar ese gravamen en la Comunitat ha sido rechazado de pleno por el sector, motivo por el que el Consell descartó esta vía por el momento. «Como ya se ha dicho, esa tasa se tiene que implantar con el consenso del sector», declaró Roca.

Sin embargo, la estrategia de diseñar nuevos impuestos se da de bruces con las barreras del Estado, ya que «choca con la ley de unidad de mercado y son tachadas de discrimatorias», según el director valenciano. En esa misma línea, el director general de tributos de Andalucía, Diego Martínez, destacó «la elevada litigiosidad» que generan. Precisamente, el último estudio del Consejo de Economistas concluyó que la proliferación de estos tributos ha provocado un aumento de la conflictividad entre administraciones. Es el caso del impuesto a los depósitos bancarios, que fue aprobado en varias comunidades y después chocó con la figura estatal.

Todos los ponentes coincidieron en su crítica al sistema actual de financiación y reclamaron mayor margen de maniobra para gestionar tributos. Por su parte, Eduardo Roca se mostró partidario de esperar a «verificar cómo es el nuevo régimen de financiación» autonómica antes de modificar los tipos impositivos. «El nuevo sistema debe contener nuevas reglas del juego sobre la capacidad normativa de las comunidades autónomas para que los gobiernos regionales se involucren», sentenció.

Por otro lado, Roca lamentó que la administración que dirige presenta una ratio de 224.223 ciudadanos por inspector, mientras que en la agencia estatal el porcentaje es de 18.725 por habitante.