Las Provincias

El alcalde de Bellreguard declara que no sabía que el acto electoral estuviera prohibido

gandia. El alcalde de Bellreguard, Joan Marco, acudió ayer a los juzgados de Gandia para declarar por un delito de desobediencia. El primer edil explicó al magistrado por qué permitió un acto que había sido prohibido por la Junta Electoral de Zona (JEZ). Marco aseguró que no tenía conocimiento de que el organismo hubiese suspendido la jornada inaugural de las Converses de Maig, que tuvo lugar el 6 de mayo de 2016 bajo el título 'Quin país volem? La política valenciana en la tasca de refer un discurs de país'.

A la apertura de ese evento asistieron el presidente de la Generalitat, Ximo Puig; la vicepresidenta, Mónica Oltra, y el dirigente de Podemos Antonio Montiel, además del alcalde y otros miembros del gobierno local (PSPV y Compromís). Marco dijo que de haber tenido conocimiento de la prohibición «hubiera suspendido el acto de inmediato, por respeto a la JEZ y a las personas que asistieron» y que su intención no fue incumplir ningún mandato judicial.

El edil socialista añadió en su declaración que cuando fue conocedor de la suspensión de las jornadas se puso en contacto con la Junta Electoral de Zona y preguntó si se podían mantener los actos previstos para las semanas sucesivas, con el fin de suspenderlos y evitar así nuevas polémicas en las semanas previas a las elecciones de junio.

A esto, dijo el alcalde, desde la JEZ le respondieron que la función de este organismo judicial no era «autorizar o suspender» actividades, ya que sólo se pronunciaba «en caso de que hubiera una denuncia».