Las Provincias

El portavoz de Compromís en el Congreso, Joan Baldoví. :: EFEs
El portavoz de Compromís en el Congreso, Joan Baldoví. :: EFEs

Diputados y senadores de Compromís también darán plantón al Rey en el Congreso

  • La coalición se suma a la iniciativa de Bildu, ERC y Unidos Podemos porque, según Baldoví, no es su obligación «asistir al besamanos»

En Compromís consideran que saludar a la Familia Real y presenciar un desfile militar no entra en las obligaciones de sus representantes nacionales, así que, como confirmó ayer la formación desde distintos frentes, sus diputados y senadores darán hoy plantón en el Congreso a Felipe VI en la Apertura Solemne de la XII Legislatura. Una iniciativa que también protagonizarán los dirigentes de Esquerra Republicana (ERC), Bildu y Unidos Podemos.

«Iremos los cuatro diputados a la sesión plenaria, como es nuestra obligación, y no iremos al besamanos ni al desfile militar porque no forma parte de nuestra responsabilidad», señaló Joan Baldoví a este periódico. La misma versión que poco después daban como oficial desde la coalición. Ni él ni los otros tres dirigentes de la formación en la Cámara Baja -Enric Bataller, Ignasi Candela y Marta Sorlí- le estrecharán la mano al Rey, como hará la gran mayoría de parlamentarios en el Salón de Plenos, ni presenciarán la marcha del Ejército. Todos se mantendrán en su escaño en el ejercicio de sus funciones, aunque sí asistirán al acto central que tendrá lugar en el hemiciclo, donde el Monarca pronunciará un discurso.

De idéntica forma actuarán los diputados de Unidos Podemos, En Comú Podem y En Marea. Según avanzó en rueda de prensa el portavoz en el Congreso, Íñigo Errejón, «todos» los parlamentarios de su partido acudirán a la Apertura Solemne, pero sólo para atender las palabras de Felipe VI. Ello implica que sus dos representantes en la Mesa del Congreso, Gloria Elizo y Marcelo Expósito, no acudirán a la recepción que la presidenta del mismo, Ana Pastor, el presidente del Senado, Pío García Escudero, y las Mesas de las respectivas cámaras harán a los Reyes a su llegada al hemiciclo, como tampoco presenciarán la parada militar anterior y posterior al acto central en el Salón de Plenos.

Desde Compromís recuerdan que Baldoví tampoco participó en el saludo a Felipe VI en la apertura del anterior periodo de sesiones y que ahora se sigue la línea marcada entonces. «Ya nos reunimos con el rey cuando correspondía, en la ronda de consultas previas a la investidura», recuerdan. Entonces, el pasado 25 de octubre, el portavoz de la formación de izquierdas se vistió con sus mejores galas, con el mismo traje al que acudió a la boda de su hija, como él mismo reconoció. «Quería amortizarlo, pero no os acostumbreis», comentó aquel día a los periodistas.

Los diputados de Compromís estarán presentes hoy en el Congreso en algún momento del acto que encabezará el Rey, sin embargo, quienes no tienen previsto acercarse para nada son sus senadores, Carles Mulet y Jordi Navarrete. Ambos justificaron su ausencia en que, en una democracia avanzada, el Jefe del Estado, una persona que hereda su cargo por «Gracia Divina», no puede «bendecir» el inicio de una legislatura. «Es una rémora de principios políticos con los que no podemos estar de acuerdo», apuntaron.

«Aspiramos a un modelo territorial justo y solidario y a una democracia plena donde todos los cargos, empezando por el Rey, sean iguales ante la ley y sean todos de elección por parte del pueblo, que es donde reside toda la soberanía -argumentaron-. Por ello, ante actos que van en sentido contrario, totalmente innecesarios, que no nos esperen».

Y una vez que el Jefe de Estado haga acto de presencia en el hemiciclo que no esperen tampoco ver por allí a los diputados de Esquerra Republicana (ERC) y tampoco a los de Bildu, las mismas fuerzas políticas que ya dieron plantón al Rey en las cinco rondas de consultas que se celebraron desde el pasado mes de enero para la conformación del Gobierno. Los dos partidos se descolgaron de las citas en la Zarzuela. Desde ERC aseguraron que recibirían a Felipe VI en sus despachos del Congreso y desde Bildu apuntaron que no se sienten «súbditos» de una Monarquía que, a su juicio, representa el «mayor símbolo antidemocrático del Estado español».