Las Provincias

El PPCV no logra representantes pero aún confía en los nombramientos pendientes

Algunos de los dirigentes del PP valenciano con más experiencia venían advirtiendo durante toda la semana de que los nombramientos del segundo escalón del Gobierno central no acabarían ayer. «Habrá valencianos, pero no sabemos cuándo ni cuántos», se decía. Había motivos para esa posición. La relación de secretarios de Estado, directores de gabinete y directores generales que aprobó ayer el Gobierno deja la representación valenciana igual de desértica que la que habrá en la mesa en que se reúne el consejo de ministros. Invisible. El PP valenciano no consiguió colar ayer a ningún cargo de ese partido entre los nombramientos que se hicieron públicos tras la reunión presidida por Mariano Rajoy. ¿Eso quiere decir que no habrá valencianos? El PPCV se acogió a esos nombres que quedan por nombrar para insistir en que habrá representación valenciana. En el último Gobierno de Mariano Rajoy, esa presencia se había limitado a dos personas: Rubén Moreno como secretario general del ministerio de Sanidad, y Susana Camarero como secretaria de Estado de Igualdad, en ese mismo departamento. La nueva titular de esa cartera, Dolors Monserrat, únicamente nombró ayer a su directora de gabinete, Julia de Micheo, por lo que las posibilidades de que uno de los dos o ambos continuaran en sus puestos siguen abiertas -Moreno parece decantarse por el grupo parlamentario, donde es portavoz adjunto-. Curiosamente, De Micheo llegó a ir en las listas del PP por la circunscripción de Alicante, aunque nadie la reivindicó ayer como presencia valenciana en el segundo escalón.

Por su parte, el presidente del Consell Ximo Puig consideró que la ausencia de representantes del PP valenciano en el Gobierno de Rajoy obedece a que la formación de la Comunitat es tóxica para el PP.