Las Provincias

La RACV aprueba dar entrada a representantes de la Generalitat Valenciana

La junta de gobierno de la Real Acadèmia de Cultura Valenciana. :: jesús signes
La junta de gobierno de la Real Acadèmia de Cultura Valenciana. :: jesús signes
  • La junta de gobierno vota a favor de mantener el número de dirigentes políticos en la institución, una decisión que deberá refrendarse en la próxima junta general

La junta de gobierno de la Real Acadèmia de Cultura Valenciana (RACV) dio el visto bueno ayer a dar entrada a representantes de la Generalitat y también a mantener en seis el número de políticos dentro de la institución. Se aprobó, por mayoría entre los 13 académicos que votaron, nombrar presidente de honor de la entidad centenaria al jefe del Consell y que el Gobierno valenciano tuviera además de este otro representante más, reduciendo a dos los de la Diputación de Valencia y el Ayuntamiento, que ahora se reparten las plazas de mandatarios a partes iguales.

El acuerdo al que llegaron los miembros de la RACV deberá ser refrendado en la junta general que tendrá lugar el próximo 24 de noviembre en la sede de la institución en la calle Avellanas. Algunos académicos señalaban ayer a este periódico que la aprobación del cambio se debe a que el ámbito de desarrollo de la organización no se reduce a la provincia sino a la totalidad de la región de acuerdo con la legislación vigente de la Generalitat.

Uno de los seis puntos que se iban a tratar en el orden del día de la junta de gobierno cobró más relevancia que el resto por los cambios reglamentarios que conllevaba. Los académicos tuvieron conocimiento del mismo el jueves de la semana pasada. El decano de la RACV, Federico Martínez Roda, ponía encima de la mesa la propuesta y aprobación, si procediera, de la modificación de los estatutos de la entidad para incluir al presidente de la Generalitat Valenciana como presidente de honor de la institución.

El máximo responsable de la Real Acadèmia envió además a todos los miembros una serie de variaciones en la normativa interna para que estudiaran darle el visto bueno o pensaran en otras alternativas. Todas las modificaciones iban orientadas a incluir en la institución representantes del Consell.

Los cambios estaban marcados en rojo. En el preámbulo, el decano incluye un reconocimiento hacia el Gobierno valenciano por dar un «apoyo indiscutible» a la entidad durante «sus más de cien años de existencia» y certifica que «el Muy Honorable señor Presidente de la Generalitat Valenciana es el Presidente de Honor de la Real Academia». Además, se reconoce a la RACV la condición de corporación de derecho público de la Comunitat, inscrita como academia en el Registro de Academias, de acuerdo con la ley 7/2014 de la Generalitat.

En el capítulo que hace referencia a la constitución de la entidad centenaria, el decano ofrecía tres opciones para cambiar la distribución de los representantes políticos. En dos de ellas, Martínez Roda proponía aumentar el número de mandatarios, en una hasta siete y en otra hasta nueve.

Finalmente, ayer la junta de gobierno dio el visto bueno a que los académicos de número no excedan de cuarenta y seis; incluyéndose, en ellos, además del presidente de honor -jefe del Consell- y los dos Vicepresidentes de Honor -presidente de la Diputación y alcalde de Valencia-, un representante de la Generalitat, otro de la institución provincial, y un representante del consistorio.

En estos momentos, la institución está formada por un total de 46 académicos de número, entre los que se encuentran un presidente y un vicepresidente honoríficos, que son el presidente de la Diputación de Valencia y el alcalde de la ciudad de Valencia, respectivamente, y dos representantes más de cada entidad.

Reducción de jornada

En el orden del día de la junta de gobierno también figuraba llevar a cabo un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) en la RACV, un punto que también se aprobó por mayoría entre los presentes y que se traslada como asunto a votar en la próxima junta general.

La institución tiene la intención de reducir a la mitad la jornada laboral de sus siete empleados. Esto se debe a que la entidad dejará de percibir el próximo año cerca de 130.00 euros en ingresos por la desaparición de subvenciones públicas y privadas. El coste del salario anual de la plantilla asciende a 127.000 euros y el presupuesto de la Real Acadèmia para 2017 será de unos 70.000 euros.