Las Provincias

Susana Camarero. :: j. montañana
Susana Camarero. :: j. montañana

El PP valenciano mira a los nuevos ministros

  • Camarero tiene muchas opciones de seguir en Sanidad, de donde se descolgará Moreno, que seguirá como portavoz adjunto en el Congreso

  • Bonig traslada a Moncloa la necesidad de lograr visibilidad en el segundo escalón

El consejo de ministros de mañana viernes aprobará todos, o una gran parte, de los nombres del segundo escalón del Gobierno que preside Mariano Rajoy. Salvo sorpresa que no se espera, el Ejecutivo central resolverá las incógnitas abiertas sobre los secretarios generales, secretarios de Estado y directores generales con los que afrontará la nueva legislatura. Y el PP valenciano espera con atención la lista que hará pública previsiblemente el portavoz del Gobierno, Íñigo Méndez de Vigo, para comprobar si el cordón sanitario impuesto sobre el partido cuando estallaron los casos de corrupción que han afectado a algunos de sus principales dirigentes ya se ha levantado.

Isabel Bonig, la presidenta del PPCV, ya ha trasladado a Moncloa la necesidad de que el partido se sienta recuperado para la causa. Tras el relevo de José Manuel García-Margallo como titular de Exteriores -el ministro 'más valenciano' de todos los del último gabinete-, las expectativas de los populares de la Comunitat pasan por obtener cierta visibilidad con los nombramientos del segundo escalón. Mejorar el protagonismo de la pasada legislatura, en la que el PPCV apenas dispuso de dos nombres -Rubén Moreno, secretario general del ministerio de Sanidad; y Susana Camarero, secretaria de Estado de Igualdad en el mismo departamento-, se ha convertido en un reto que la presidenta regional ha asumido en primera persona.

Los nombramientos se conocerán hoy. Pero, los movimientos se intensificarán a lo largo de esta tarde. El PP de la Comunitat da por descontado que en las carteras en las que se mantiene los mismos ministros de la pasada legislatura, las opciones de situar a algún cargo valenciano en el segundo escalón son menores. Por contra, los departamentos que cuenta con nuevo titular abren la puerta a la composición de nuevos equipos. Y ahí es donde se espera jugar.

De los dos nombres que han estado en el segundo escalón con Rajoy, Moreno y Camarero, la segunda es la que tiene más claro continuar en su puesto. La llegada de Dolors Monserrat al ministerio de Sanidad abre la puerta a relevos en ese departamento. Pero Camarero, que ya ha coincidido con Monserrat en el Congreso -es diputada desde 2008- podría seguir contando con la labor de la valenciana al frente de Igualdad.

Moreno, por contra, parece destinado a seguir en el grupo parlamentario popular -donde ya ejerce de portavoz adjunto y coordinador de todas las comisiones del PP en el Congreso-, por lo que salvo sorpresa de última hora, no repetirá como secretario general del ministerio.

¿Y a partir de ahí? Desde ese razonamiento que viene a plantear que para vestir a un santo no hace falta desvestir a otro, y asumiendo que la distancia con la capital de España es mucho mayor de lo que señalan los horarios del AVE, el PPCV sitúa como una de sus principales opciones para ocupar un puesto en el segundo escalón a Miguel Barrachina. El diputado castellonense, exdirector general de Economía Social del ministerio de Trabajo -cuando Eduardo Zaplana ocupó ese puesto- goza de buen cartel en Madrid y cuenta con el aval del secretario de Estado para la Seguridad Social, Tomás Burgos. Su capacidad de trabajo y el reconocimiento a su labor como escudero de Javier Moliner le refuerzan en las quinielas.

¿Y Juan Carlos Moragues? El nombre del delegado del Gobierno en la Comunitat (que ha estado en Madrid los últimos días) ha venido sonando para algún puesto en el ministerio de Hacienda -máxime tras confirmarse las salidas de Marta Fernández Curras y Miguel Ferre-, aunque su entorno trató ayer de protegerle dando por hecho que no abandonará el puesto. La marcha de Moragues de la delegación no sería mal vista desde la cúpula del PPCV.