Las Provincias

Mónica Oltra no ve a Cataluña fuera de España pero pide al Gobierno altura de miras

Mónica Oltra no ve a Cataluña fuera de España pero pide al Gobierno altura de miras
/ EFE
  • La vicepresidenta ha criticado que se haya intentado sacar rédito político del debate independentista durante un desayuno de Nueva Economía Fórum

La vicepresidenta de la Comunidad Valenciana, Mónica Oltra, ha asegurado hoy que no ve a Cataluña fuera de España, pero ha pedido al Gobierno "altura de miras" y "capacidad democrática" que, a su juicio, es lo que está reclamando la Generalitat.

En un desayuno informativo de Nueva Economía Fórum, Oltra ha criticado que se haya intentado sacar rédito político del debate independentista abierto en Cataluña cuando hubiera sido necesario el "diálogo" para conseguir un nuevo marco normativo y de financiación de las comunidades autónomas.

Para la líder de Compromìs, la revisión de la financiación debería ser el punto por el que empezar ese diálogo para conseguir que "todos los territorios que forman parte del Estado quieran formar parte de este Estado" porque -ha continuado- "doblando el brazo a alguien rara vez se consigue algo".

En su opinión, la iniciativa debería haber sido del Gobierno, y lo que hace falta es "altura de miras" y "capacidad democrática". "Creo que lo que reclama Cataluña es eso", ha subrayado.

Preguntada expresamente sobre si considera que España es una "nación de naciones", Oltra ha respondido: "Podría llamársela así. Creo que es un territorio donde se comparten distintas sensibilidades nacionales", ha apuntillado.

Pacto progresista contra Rajoy

Por otro lado, Oltra ha puesto el llamado acuerdo del Botánico como ejemplo "modélico y exportable" de pacto de gobierno y se ha mostrado esperanzada en que se pueda conseguir algo así en el futuro entre las "fuerzas del cambio" para desalojar a Mariano Rajoy del Ejecutivo.

Oltra ha dejado claro en su intervención que Compromís volvería a reeditar el Pacto del Botánico, firmado por el PSPV-PSOE, Compromís y Podemos tras las elecciones autonómicas y municipales de 2015 y gracias al cual los dos primeros partidos gobiernan en coalición con el respaldo parlamentario del tercero.

"Sin ninguna duda" reeditaría ese pacto, ha recalcado al ser preguntada a este respecto. El pacto "está a prueba de bombas", ha insistido, y ha recordado que incluso está a punto de firmarse su actualización.

Buena parte de las preguntas formuladas a Oltra han girado sobre si ella ve factible una traslación al ámbito nacional de esa coalición de gobierno y si sería posible intentar de nuevo un gobierno de las llamadas "fuerzas del cambio".

Y en ese punto ha sido tajante: "Siempre se van a dar las circunstancias para volverlo a intentar", ha señalado, si bien ha admitido que ella es en general una persona "muy esperanzada" y, a veces, con "una tendencia al optimismo demasiado exacerbada".

Para Oltra, "se puede esperar un futuro mejor" si los gobiernos autonómicos y locales en los que está al frente la izquierda consiguen demostrar que no sólo son garantes de la recuperación de derechos, sino que también son más eficientes. Y también si desde el Congreso de los Diputados se consigue llegar a acuerdos.

Convencida de que en la Comunidad Valenciana, tras el "pequeño milagro" de esta coalición de izquierdas, practican "tecnología política punta", Oltra ha dicho que si en Madrid se hubieran fijado en ese territorio no sólo para observar la corrupción del PP, sino para comprobar el acierto de los consensos y los acuerdos, "probablemente hoy" Rajoy no estaría en la Moncloa.

Oltra ha admitido la responsabilidad compartida de esas "fuerzas del cambio" de que gobierne Rajoy y ha recordado que Compromís también votó en contra de la investidura del socialista Pedro Sánchez.

Con todo, ha justificado aquella decisión en el hecho de que Sánchez llegara ya con un acuerdo cerrado con Ciudadanos e invitara al resto a darle "un cheque en blanco". "Al final, cuando te plantan delante lentejas, a nadie le gusta", ha avisado. Otra cosa hubiera sido, a su entender, si se hubiera acudido a esa negociación política "con la mente y el corazón abierto para negociar".

Visto con perspectiva "a toro pasado" y viendo que al final ha acabado gobernando Rajoy, que "es un peligro para los ciudadanos", ha reconocido que quizás hubieran tomado otra decisión en la investidura de Sánchez.