Las Provincias

Casi la mitad de los acusados de Emarsa ha admitido su participación en la trama

Enrique Crespo fue absuelto de alzamiento de bienes por la lotería. :: Damián Torres
Enrique Crespo fue absuelto de alzamiento de bienes por la lotería. :: Damián Torres
  • La Audiencia señalará en breve el juicio en el que la clave será demostrar la culpabilidad de Crespo y los dos exaltos cargos de la Generalitat

El juicio del caso Emarsa es una de las citas más esperadas del calendario judicial de los próximos meses. Se trata del asunto de corrupción más importante hasta la fecha por la cantidad de dinero distraído. Más de 23 millones de euros se evaporaron de las cuentas de la depuradora de Pinedo. Una de las claves del juicio consistirá en demostrar la culpabilidad de tres «ideólogos» de la trama: el exalcalde de Manises Enrique Crespo y los dos ex altos cargos de la Generalitat José Juan Morenilla e Ignacio Bernácer.

Desde que se cerrara la instrucción, casi la mitad de los acusados han reconocido su participación en los hechos. Al menos siete han firmado una conformidad con la Fiscalía y el resto de acusaciones en el que reconocen su participación en los hechos y se comprometen a pagar la responsabilidad civil. Algunos la han abonado en su totalidad y otros de manera parcial. Por ejemplo, en este grupo figuran los dos dirigentes de las Juntas de Distrito del PP que aceptaron una pena inferior a los dos años de prisión, que ha sido sustituida por una multa y por el pago de 84.00 euros entre ambos por la responsabilidad civil.

Luego, además, existen otros procesados que si bien no han alcanzado ese acuerdo con las acusaciones sí han reconocido su responsabilidad en los escritos de defensa. Se trata de cuatro conocidos de la trama, entre ellos, el informático Sebastián García, conocido como Chanín, y el que fuera gerente de la depuradora Cuesta. También figura en este grupo Adolfo Polo, jefe del área medioambiental de la planta. Además, habría que sumar a este listado al cerebro financiero de la trama, Jorge Ignacio Roca Samper. Tras más de cuatro años fugado de la Justicia fue detenido en Moldavia bajo una identidad falsa. Su declaración también le inculpó directamente en el cobro de comisiones del exceso de facturación por el tratamiento de los lodos de la depuradora. Fue esta la principal vía de distracción de fondos públicos. Cerca de 11 millones de euros se repartieron supuestamente entre los cuatro principales acusados.

El juzgado de Instrucción número 15 dictó recientemente el auto de apertura de juicio oral tras incluir al empresario Roca Samper. Se trata del único de los investigados en esta macrocausa que se encuentra en prisión provisional desde que fuera extraditado. Lógicamente el hecho de que durante cuatro años consiguiera eludir la acción de la Justicia influyó en esta decisión.