Las Provincias

Aznar pide a Rajoy que «tome nota» del 'no' de los colombianos al acuerdo con las FARC

Andrés Pastrana, José María Aznar y Álvaro Uribe en una conferencia en Madrid.
Andrés Pastrana, José María Aznar y Álvaro Uribe en una conferencia en Madrid. / Afp
  • Critica que la comunidad internacional apostara por el texto pactado con la guerrilla antes de que hablaran los ciudadanos

El expresidente del Gobierno José María Aznar ha pedido este lunes al jefe del Ejecutivo, Mariano Rajoy, y a su nuevo ministro de Exteriores, Alfonso Dastis, que "tomen nota" del triunfo del 'no' en el plebiscito del 2 de octubre en el que los colombianos se pronunciaron sobre el acuerdo de paz con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

Aznar ha valorado que ganase la campaña del 'no' en contra de la opinión del Gobierno de Colombia y de la comunidad internacional. "Ha sido un ejercicio de liderazgo verdaderamente importante", ha destacado, en un foro celebrado en Casa de América y organizado por el Instituto Atlántico de Gobierno al que también han asistido los expresidentes colombianos Álvaro Uribe y Andrés Pastrana, máximos portavoces de la campaña del 'no'.

El exmandatario español ha criticado el apoyo casi unánime de la comunidad internacional a los textos de La Habana. En concreto, ha reprochado a algunos dirigentes, cuyo nombre no ha especificado, que usen a ciertos países como "territorio para experimentos" que nunca aceptarían para sus estados.

"La pregunta capital es ¿yo aceptaría para mi país en circunstancias parecidas, o para alguna de las circunstancias parecidas, los acuerdos de Colombia, por ejemplo, en materia antiterrorismo, los términos de esos acuerdos? La respuesta es no", ha sostenido.

Sin «consecuencias» para los defensores del 'sí'

También ha subrayado la falta de "consecuencias políticas" que ha tenido la derrota del 'sí' para sus defensores. "¿Yo aceptaría en mi país que se produjese un plebiscito, que el plebiscito produjese unos resultados y que no se produjesen consecuencias políticas?", ha planteado.

A este respecto, ha puesto como ejemplo a España. "Imaginemos que en España hay un referéndum por una reforma constitucional, que hay un gobierno que promueve ese referéndum. Imaginemos que se vota. Imaginemos que sale que no se acepta la reforma propuesta por el gobierno ¿nosotros podemos aceptar que eso no produce consecuencias políticas ni en las personas ni en las políticas?", ha cuestionado.

Aznar ha alertado de que "cuando se decide que, pese a lo que decide la mayoría, se va a seguir adelante sin tener el apoyo de la mayoría, eso puede tener consecuencias muy graves porque a eso se puede apuntar cualquiera para hacer cualquier cosa". "Es un riesgo democrático", ha apostillado.

Reforma del acuerdo de paz

Por ello, ha instado "a eso que se llama la comunidad internacional, que ha hecho una apuesta política y se ha olvidado de que había algo llamado pueblo colombiano, que obviamente quiere la paz, pero con otras condiciones", a que "tome conciencia de que la mayoría de los colombianos quiere unas reformas sustantivas" del acuerdo de paz.

Entre la comunidad internacional ha mencionado a España. "Yo espero que el presidente del Gobierno, espero que mi buen e inteligente amigo el ministro de Exteriores, tomen nota de estas circunstancias", ha pedido, si bien se ha mostrado consciente de que Dastis "acaba de llegar". "No le quiero agobiar", ha bromeado.

Lo contrario, ignorar que los colombianos han reclamado en las urnas una modificación del acuerdo de paz con las FARC, sería "absolutamente insólito" y tendría "unas consecuencias políticas devastadoras", ha considerado.

El Rey Juan Carlos fue la figura que representó a España en el acto de la firma del acuerdo de paz el pasado 26 de septiembre en Cartagena de Indias (Colombia) que sirvieron para que la comunidad internacional escenificara su apoyo al proceso impulsado por el presidente Juan Manuel Santos.

El envío de una delegación española de máximo nivel fue objeto de discusión por parte del Gobierno y la Casa del Rey. El entonces jefe de la diplomacia española, José Manuel García-Margallo, se mostró partidario de enviar al Rey Felipe VI, dado que Rajoy no iba a poder asistir por coincidir el acto con el día después de las elecciones vascas y gallegas.