Las Provincias

Ximo Puig dice que debe ser Susana Díaz quien diga si quiere liderar el PSOE y que las posiciones previas «no ayudan»

  • El presidente de la Generalitat cree que todos deben asumir su responsabilidad en los «espectáculos no gratificantes» de los últimos tiempos

El presidente de la Comunidad Valenciana y secretario general del PSPV, Ximo Puig, ha afirmado este viernes que tendrá que ser la presidenta andaluza, Susana Díaz, la que diga si quiere aspirar a liderar el PSOE y cree que ir adoptando "posiciones previas no va a ayudar".

De este modo, Puig ha evitado animar a Díaz a dar el paso, como sí hizo esta semana el alcalde de Vigo, Abel Caballero. Tampoco ha querido pronunciarse sobre si sería una buena opción: "Creo que estas posiciones previas no son los que van a ayudar. Todo el mundo sabe el afecto y la consideración política que tengo por Susana Díaz, pero no sé qué va a pasar en los próximos meses y qué opciones habrá", ha zanjado.

Además, ha recordado que en el PSOE "ha habido fracturas muy importantes", así que cada uno "tiene que ser consciente de su responsabilidad" en esos "espectáculos no gratificantes". "No quiero eximir a nadie, ni a mí mismo", ha dicho.

Entre los errores, ha admitido que hubo "silencios cuando había que hablar" y "una actuación que no ha sido entendida por lo abrupto", en alusión a los movimientos para defenestrar a Pedro Sánchez. "Ahí todo el mundo tiene que asumir su responsabilidad", ha dicho, aunque ha añadido que "quien es más responsable siempre es quien es más responsable", previsiblemente aludiendo al propio Sánchez.

Según ha dicho, el PSPV quiere que el PSOE "transite por la modernidad y por la unidad" y, en cualquier caso, lo primero es definir el proyecto --"el qué"-- y luego las personas --"el quién"--.

También cree que el PSOE no puede cometer errores en "los tiempos", y que tiene que saber gestionar la pluralidad territorial y también cierta diversidad ideológica.

Para Puig, no se pueden "dar pasos atrás en la democratización" del partido, de manera que el secretario general volverá a ser elegido por el voto de todos los militantes, sino que más bien cree el partido tiene que abrirse más a los simpatizantes, y ser "un movimiento amplio vinculado a la realidad social".

El PSOE "no maniató" a Sánchez

Por otro lado, ha subrayado que el PSOE "en absoluto maniató a su secretario general" para impedirle formar gobierno, sino que "no hubo ninguna declaración durante mucho tiempo" y se apoyó el liderazgo de Sánchez, incluido su acuerdo con Ciudadanos, que era "discutible desde el punto de vista interno del partido".

En cuanto a si el PSOE debe hablar "de tú a tú" con Podemos como afirmó el pasado domingo Pedro Sánchez, él cree que el PSOE tiene que "recuperar la centralidad en el tablero político" y ser mayoritario "blindando el espacio del centro izquierda". No obstante, sí cree que "circunstancialmente" debe tener una "mirada abierta" y buscar acuerdos con otras fuerzas políticas.

De este modo, cree que el PSOE sí puede pactar con Podemos, como ha hecho él en la Counidad Valenciana. A su juicio, si esto no fue posible para el Gobierno de España fue "por la aritmética", porque no bastaba con sumar los diputados de los dos partidos. "Si se hubieran dado unas circunstancias como las de la Comunidad Valenciana habría estado absolutamente de acuerdo", ha aseverado.