Las Provincias

El Consell ingresa 2.000 millones menos que en el presupuesto de 2015

gráfico

EFE

  • La ejecución de las cuentas de 2016 revela la caída de recaudación en el capítulo de pasivos financieros, que es el que contabiliza el FLA

El Gobierno valenciano levaba ingresados a 30 de septiembre un total de 12.456 millones de euros. La cifra supone un 67% del presupuesto total de la Generalitat para ese ejercicio, y que alcanza los 18.467 millones de euros. Con el cierre del presupuesto a la vista, la cifra podría considerarse significativamente baja. Entre otras razones porque el dato correspondiente al mismo mes de hace un año arrojaba una recaudación de 14.378 millones, un 76% del presupuesto de ese ejercicio (18.815 millones).

La cifra global señala que la recaudación a falta de un trimestre para acabar el año va significativamente peor que en el último ejercicio. La letra pequeña, no obstante, obliga a matizar algunos datos. Por capítulos, el número nueve -que es el de los pasivos financieros- es el que presenta la diferencia más significativa. En las cuentas de 2015, a fecha de 30 de septiembre, se habían ingresado por este concepto 6.694 millones de euros. En 2016 -según la información que figura en el proyecto de presupuestos para el próximo ejercicio, los pasivos financieros han dejado en las arcas autonómicas 3.527 millones de euros.

El capítulo de pasivos financieros es el que recoge la financiación recibida por la vía del Fondo de Liquidez Autonómica (FLA), el instrumento creado por el Ejecutivo central para dotar de liquidez a las comunidades autónomas y hacer frente al vencimiento de sus operaciones de deuda y que, como ha dejado claro el Gobierno hasta la fecha, tiene formato de préstamo y, por lo tanto, que devolverse.

La caída en la llegada del FLA puede tener diversas justificaciones. En 2015 vencieron muchas operaciones de deuda y no es hasta que se producen esos vencimientos que no se efectúa la anotación y llegada de fondos. El presupuesto de 2016 explica que los 3.527 recibidos constituyen un 69,8% del total presupuestado -faltan otros 1.500 millones-. En 2015, los 6.894 millones suponían un 127% -1.400 millones más de lo presupuestado-.

Al margen del capítulo de pasivos financieros, el resto de ingresos de la Generalitat vienen protagonizando un comportamiento incluso más favorable que el del año anterior. La recaudación por impuestos indirectos va por el 75% (4.572 millones) frente al 68% de hace un año (3.987 millones). Las diferencias fundamentales afectan a la recaudación del IVA (casi 400 millones más en 2016) y a los impuestos especiales (80 millones más).

En el capítulo de impuestos directos, la mejora de la recaudación roza los 600 millones. Y destaca el aumento de lo ingresado por IRPF (460 millones más este año que en 2015) y por el impuesto de patrimonio (casi 150 millones más). La suma de lo recaudado por impuestos directos e indirectos en 2016 supera en casi 1.200 millones la cifra de 2015.

Entre los datos significativos, el relativo a los ingresos patrimoniales, logrados por venta o alquiler de patrimonio autonómico. En 2015 se presupuestaron 17 millones y se lograron 3,3. En 2016 se presupuestaron 10,4 millones de ingresos por este concepto. A 30 de septiembre se habían obtenido 225.000 euros.