Las Provincias

Puig pide una reunión con Rajoy por la situación financiera límite de la región

Ximo Puig en una sesión de control en Les Corts. :: txema rodríguez
Ximo Puig en una sesión de control en Les Corts. :: txema rodríguez
  • El presidente de la Generalitat adelanta su propuesta de que el Estado asuma la mayor parte de la deuda de las autonomías

Por carta y por teléfono. El presidente de la Generalitat, Ximo Puig, reclamó ayer al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, una solución urgente al problema de la infrafinanciación de la Comunitat y a la escasa inversión en la región en proyectos tan necesarios como el Corredor Mediterráneo o el transporte metropolitano. El responsable del Palau exige una igualdad de trato respecto al resto de autonomías ante la «situación financiera límite» y adelantó una de las propuestas para la próxima Conferencia de Presidentes: que el Estado asuma la mayor parte de la deuda de las autonomías.

La Comunitat arrastra un déficit global de 42.000 millones de euros. Alrededor de 16.000 provienen de la falta de una financiación justa, una cuestión en la que cientos de entidades sociales y todos los partidos políticos, incluido el PP, coinciden como necesaria. El jefe del Consell ha llegado a proponer una conferencia de presidente únicamente para hablar de financiación.

Puig aprovechó la conversación telefónica con Rajoy para felicitarle por su nombramiento y plantearle las mismas reivindicaciones que en su misiva. Solicita una reunión para explicar «con mayor profundidad» las propuestas del Consell para contribuir a que la Comunitat y España «salgan de la crisis sin dejar a nadie en el camino». «Sin partidismos, desde la lealtad institucional pero también desde la firmeza, espero que podamos mantener un diálogo sincero, constructivo y leal», afirma el jefe del Ejecutivo valenciano en la carta.

Además, advierte a Rajoy de que la Generalitat «no va a renunciar en ningún caso a reivindicar un trato justo que garantice la igualdad de todos los españoles y la singularidad de sus territorios».

Puig señala que el debate territorial «no debe de plantearse como una confrontación entre las distintas comunidades autónomas mientras el gobierno central se convierte en actor impasible. Debemos huir tanto del victimismo como de la irresponsabilidad de no ser conscientes de la escasez de recursos que atravesamos». En este sentido, señala que el Consell va a proponer «medidas que diseñen unas reglas justas, objetivas y transparentes, entre todas la administraciones públicas, que garanticen la suficiencia de recursos, la corresponsabilidad y la solidaridad».

Por ello, avanza que en la Conferencia de Presidentes planteará que el Estado «asuma como propia» la «mayor parte de la deuda» de las autonomías en la línea con lo que se está impulsando, por ejemplo en Alemania entre el gobierno central y los Länders».

«La Comunitat valenciana presenta unos indicadores económicos y sociales que, aunque están muy lejos de nuestros objetivos, resultan esperanzadores pero que pueden verse frustrados si no recibimos un trato justo que acabe con la infrafinanciación y con la infrainversión que sufrimos», añade.

El máximo responsable del Palau considera que empieza una legislatura «diferente a las anteriores» donde «el diálogo el pacto y la superación del partidismo serán piezas fundamentales» y recuerda a Rajoy que durante su debate de investidura propuso impulsar grandes acuerdos de Estado «que, coincido con usted, son imprescindibles alcanzar cuanto antes».