Las Provincias

Oltra a Catalá, indignada y subrayando con el dedo: «Yo no miento»

  • La vicepresidenta admitió que podría equivocarse en las cifras «o pecar de optimismo», pero no faltar a la verdad

La vicepresidenta y consellera de Igualdad, Mónica Oltra, se sintió tremendamente agraviada al escuchar a la diputada del PP María José Català acusarle de haber mentido en la comisión de Les Corts donde dio cuenta del presupuesto para su conselleria en 2017. "No se vuelva a atrever a decir que yo vengo aquí a mentir", advirtió solemne Oltra a Català, para luego, dedo en alto, asegurar que ella podría equivocarse en las cifras "o pecar de optimismo", pero "yo no miento", recalcó con el índice señalando al cielo. De este modo, la vicepresidenta torna en pecado de optimismo aquellas previsiones que en el futuro no se cumplan.

También hubo serias discrepancias entre la exconsellera de Educación del PP y la actual vicepresidenta de la Generalitat respecto a las facturas en los cajones. Catalá reprochó a la consellera multiplicar por siete el montante del dinero gastado fuera de los presupuestos, y que se consigna desde hace años en una cuenta de la Generalitat, la 409, donde recalan todos esas partidas extrapresupuestarias. En el caso de la Conselleria de Igualdad, en un año han pasado de 7 millones a 50. Desde la Generalitat se replica que "ahora" se consignan gastos que antes se ocultaban.

El duelo entre Oltra y Català continuo respecto a las cifras de beneficiarios de prestaciones sociales. La vicepresidenta aseguró que han aumentado en 15.000 durante el último año, mientras que Català recurrió a las estadísticas del INE para señalar que son cerca de 8.000, cantidad que la consellera de Igualdad considera que "no es oficial" porque esos datos, los del Estado, "no los certifica el consejo territorial", mientras que los que ofrece Oltra los corrobora "un funcionario". Tal desencuentro estadístico culminó con ese dedo de Oltra subrayando que no miente.

Por su parte, desde Ciudadanos no se consideró que hubiese mentiras en el presupuesto de la Conselleria de Igualdad, pero sí un serio "pecado de optimismo". El diputado de (C’s) Alberto García consideró “preocupante” que “buena parte del programa social del Consell se sostenga por la partida de ingresos ficticios, sobre los que no hay garantía de cobro, ya que esto derivará en incumplimientos”. García se preguntó “cómo se va a hacer efectiva la cláusula reivindicativa para forzar al Gobierno central a que pague el 50% de los gastos de dependencia en la Comunitat”, lo que empujó al diputado a expresar "sus dudas respecto a la gestión de la dependencia”.