Las Provincias

El Consell mejora su tesorería respecto al mismo mes de hace un año

  • El aumento de recaudación por impuestos directos e indirectos contribuye a dejar en caja 160 millones a 31 de agosto

valencia. El saldo final de la tesorería de la Generalitat ascendía, a 31 de agosto pasado, a 160 millones de euros, tras sufrir un retroceso a lo largo de ese mes de 70 millones de euros. Pese a ello, la cifra es ostensiblemente mejor que la de hace justo doce meses, cuando el indicador del dinero líquido existente en las cuentas valencianas señalaba 87 millones de euros.

El DOGV publicó en su edición de ayer la situación de la tesorería de la Generalitat correspondiente al mes de agosto. La resolución explica que de los 230 millones existentes a finales del pasado mes de julio se ha pasado a los 160 actuales. Un retroceso de 70 millones, muy inferior a los 146 millones de caída que se produjeron hace justo un año.

¿Cuáles son las diferencias? El informe reseña unos pagos en lo que va de ejercicio que alcanzan los 10.475 millones de euros, frente a los 12.644 de hace un año. Esos 2.000 millones de diferencia están justificados en el capítulo de pasivos financieros, que corresponden a la contabilización de la deuda a la que se tuvo que hacer frente en el pasado ejercicio.

Con todo, uno de los datos que más llama la atención tiene que ver con la mejora de los cobros de la Generalitat en los capítulos de impuestos directos e indirectos. La tesorería revela que por uno y otro concepto se han recaudado en lo que va de año un total de 6.412 millones de euros. En el mismo mes de 2015, la recaudación por impuestos directos e indirectos sumaba 5.388 millones de euros. Una diferencia de más de mil millones de euros, que podría obedecer al incremento de la actividad económica.

En el capítulo de pagos, llama la atención que Les Corts suma a estas alturas del año un total de 23,8 millones de euros, frente a los 13,7 millones de la misma sección hace justo doce meses. Por capítulos, la diferencia entre los pagos de agosto de 2016 y los de 2015 se sitúan en el capítulo de pasivos financieros. Los gastos financieros -pago de la deuda- caen casi 224 millones, mientras que las transferencias corrientes crecen casi 500 millones, que viene a ser lo que disminuyen las transferencias de capital.