Las Provincias

El dirigente popular Luis Santamaría. :: damián torres
El dirigente popular Luis Santamaría. :: damián torres

Santamaría niega duplicidad de la gestora y los concejales y elogia el trabajo de los ediles

  • El dirigente popular desea que el próximo líder del PP de Valencia sea elegido por las bases en un congreso

El presidente de la Junta Gestora del PP de Valencia ciudad, Luis Santamaría, negó ayer cualquier duplicidad de funciones con el Grupo Municipal Popular en el Ayuntamiento. El responsable indicó que el objetivo de todas las actividades desarrolladas por el PPCV en la ciudad es el de «reforzar la posición del grupo municipal, en coordinación con ellos». Santamaría se manifestó en estos términos en una rueda de prensa en la que presentó iniciativas de esta formación para la ciudad de Valencia.

El cargo popular destacó el «trabajo importante» de los concejales y ha situado al adversario político del PP en la figura del alcalde Joan Ribó. «Fiscalizar sus políticas es lo que esperan de nosotros los valencianos y así lo vamos a hacer desde las instituciones y desde el partido para que nuestra posición tenga más eco», explicó.

En cuanto a la continuidad de la gestora, reiteró que «ahora que va a haber Gobierno en España se activará el calendario de procesos congresuales en el PP», al tiempo que ha esperado que el regional y el local de Valencia «sean cuanto antes». Santamaría ha expresado además su deseo de que el próximo presidente o presidenta del PP de la ciudad de Valencia «sea elegido por las bases».

El dirigente 'popular' denunció que los 7 millones de euros destinados a la mejora de infraestructuras dotacionales de los barrios a través de propuestas vecinales no recogen las principales problemáticas de los ciudadanos, por lo que la ejecución de la política participativa del alcalde Joan Ribó está «cada vez más alejada de los valencianos».

Santamaría analizó los procesos participativos puestos en marcha por el Ayuntamiento de Valencia. Opinó que el dinero destinado a esta iniciativa municipal no recoge problemas como «la suciedad de nuestras calles» o «el lamentable estado de algunas plazas y jardines como el jardín del Turia o la plaza de Benimaclet», que «en no pocas ocasiones se convierten en escenarios de botellones que generan ruido y malestar a los vecinos», según un comunicado de la formación.

El 'popular' manifestó que el proceso de este año presenta cambios notables respecto al del año anterior que «redundan en una menor capacidad de participación de los valencianos, ya que los proyectos deben ser avalados por 30 personas y evitan las reivindicaciones individuales a las que tienen derecho todos los valencianos».

El presidente de la gestora indicó que «el tripartito no está cómodo escuchando a la gente y para evitar que el proyecto fracase el PP va a participar activamente en este proceso dando voz a los vecinos».

En esta línea, el responsable de la formación aseguró que hasta la fecha, las reuniones celebradas han registrado «poca participación y falta de asistencia de técnicos municipales», al tiempo que ha precisado que este proceso va a costar a los valencianos 221.000 euros, «para lo que se ha recurrido a 18 contratos menores».