Las Provincias

El vicesecretario del PSPV, Alfred Boix. :: efe/kai Försterling
El vicesecretario del PSPV, Alfred Boix. :: efe/kai Försterling

La bronca del PSPV llega a la comarca de Boix

  • La dirección comarcal, afín al vicesecretario de Organización, responde a la agrupación local y le emplaza a rectificar sus insultos

  • Oliva declara persona non grata a Puig y a otros nueve cargos

La bronca abierta en el seno del socialismo valenciano con motivo de la posición de Ximo Puig en el debate del PSOE continúa generándole nuevos 'amigos'. En la comarca socialista de La Safor-Valldigna, la agrupación del PSPV de Oliva hizo pública ayer una resolución en la que declara personas non gratas al líder de los socialistas valencianos y a los otros nueve dirigentes de ese partido -José Muñoz, Inmaculada Rodríguez-Piñero, Joan Lerma, Alfred Boix, Ciprià Ciscar, Toñi Serna, Vicent Sarrià, Empar Navarro y Ángel Franco- que el pasado domingo defendieron la abstención socialista en la investidura de Mariano Rajoy.

La resolución de los socialistas de Oliva, que a finales del pasado mes de septiembre ya pidieron formalmente la dimisión de Puig, le genera un problema añadido al vicesecretario de Organización del PSPV, Alfred Boix, que es uno de los señalados en la resolución. Porque el dirigente socialista, mano derecha de Puig, pertenece a la comarca de La Safor-Valldigna, que es de la que también forma parte Oliva. Dicho de otra manera, que quien está considerado como una de las piezas clave en el posicionamiento de los socialistas valencianos durante las últimas semanas -tanto con la caída de Sánchez como con la decisión de abstenerse en la investidura de Rajoy- ve ahora cómo la contestación interna le salpica en primera persona.

En la resolución aprobada en Oliva, los socialistas de ese municipio aseguran sentirse «avergonzados como nunca de pertenecer a este partido» y critican a algunos dirigentes por actuar «con despropósito, sin ideología y a espaldas de militantes y votantes». «Algunas élites han usurpado nuestros derechos como militantes», añaden, «y han traicionado la palabra dada en campaña electoral».

La resolución alude a esos dirigentes socialistas como «traidores valencianos», que han conseguido que la palabra del PSOE «no valga nada». «Traicionais la memoria de nuestrso antepasados», se añade, para terminar preguntando cómo es posible que «después de veinte años de gobierno del PP en la Comunitat «algún socialista valenciano tenga la intención tenga la intención de darle la gobernabilidad» a Mariano Rajoy.

La respuesta de Boix llegó a través de la dirección comarcal del PSPV. La secretaria general, Tere Reig, lamentó que «en un momento difícil como el que atraviesa ahora el partido, algunos compañeros recurran al insulto y la falta de respeto hacia otros compañeros y compañeras». Reig señaló que la declaración de personas non gratas es «una manera burda de presión de unos compañeros hacia otros» que votaron «sobre cuál debía ser la posición de los socialistas ante la situación de bloqueo político que vive el país».