Las Provincias

«Benavent me dijo que el contrato era gracias a él y que a ver cómo me portaba»

  • Los empresarios que se beneficiaron de La Mostra niegan el pago de comisiones, aunque admiten contactos con el exgerente de Imelsa

valencia. Los empresarios investigados por el pago de comisiones a cambio de adjudicaciones en el festival de cine de La Mostra coincidieron ayer en negarlo todo ante el juez: no han dado dinero a cambio de obtener obras.

Enrique Aleixandre, de la firma Universo Selección, admitió que el exgerente de Imelsa Marcos Benavent contactó con él una vez había obtenido el servicio. «Te lo han dado gracias a mí», recuerda que le dijo. «A ver cómo te portas», añadió. El declarante, siempre según su testimonio, le colgó el teléfono de inmediato.

El relato de Belén García también siguió la misma línea de rechazar las acusaciones. Pero, además, aportó detalles biográficos de Benavent sin ningún interés para la causa. Recuerda con especial nitidez la visita a un despacho que tenía Benavent para sus asuntos personales. Estaba cerca de la sede de Imelsa. «Aquello era un picadero». Durante aquel encuentro, el exgerente les anunció que se iba a casar, aunque lo «hacía por dinero». Su suegro, el que posteriormente entregó las cintas a EU para que denunciara el caso, llegó a ser el presidente de los empresarios de la comarca.

A juicio de los investigadores, resultan llamativos los vínculos personales o el hecho de que estos empresarios conocieran a Benavent y Vicente Burgos, exgerente de la Fundación Jaume II El Just y exmarido de la concejala responsable de las adjudicaciones, María José Alcón, también investigada en la causa, dado que ni uno ni otro tenían vínculos laborales con el consistorio, según informa la agen cia EFE. Ninguno comentó tampoco el proceso de adjudicación.

La declaración más prolongada fue la de Rafael García Barat, mano derecha del empresario investigado José Vedri. Trató de distanciarse del que fuera dueño de Engloba y aclaró el periodo en el que Benavent fue socio de una de las empresas investigadas. Esto se resolvió en virtud de un contrato privado con el que se compraron las acciones del ahora arrepentido.

Otra circunstancia sorprendente es que ninguno de los investigados mantiene en la actualidad las mercantiles con las que contrataron con el Ayuntamiento. Un hecho que lleva a concluir que quizá era La Mostra la que generaba la mayor parte de la facturación.