Las Provincias

La fiscalía pide ocho años de prisión para el cerebro de la trama Emarsa

valencia. La fiscalía ha pedido ocho años de prisión para Jorge Ignacio Roca Samper, el cerebro financiero de la trama de saqueo de fondos públicos de la depuradora. El empresario, que colocó sus sociedades pantalla para beneficiarse del excedente de la facturación de lodos, participó como cooperador de un delito continuado de malversación y como autor de falsedad en documento mercantil. El ministerio público reclama, además, una cuantiosa responsabilidad civil de más de 12 millones para la Epsar (el organismo de la Generalitat que controla las depuradoras) y de otros casi cinco para la Emshi, entidad que regulaba Emarsa.

Roca Samper permaneció más de cuatro años huido de la Justicia. Desapareció cuando estalló el caso Emarsa, pero fue detenido en Moldavia con una identidad falsa. Allí cumplió diez meses de prisión. De entrada, decidió colaborar con los investigadores, admitió el reparto de comisiones entre los principales acusados de la pieza y amplió la nómina a otros responsables como los de la empresa Adobs. Sin embargo, se decidió cerrar la instrucción sin tomar declaración a los afectados por las recientes revelaciones.

El juicio por estos hechos tenía previsto comenzar el pasado 2 de noviembre. El sorpresivo arresto del empresario obligó a posponer la vista para evitar el riesgo de nulidades al no ser juzgado en el mismo procedimiento que el resto de procesados. Ahora, la Audiencia podría hacerse cargo del asunto antes de 2017. Esa es la idea que se baraja.

Los principales acusados son el exvicepresidente de la Diputación, Enrique Crespo y el gerente Esteban Cuesta. También figuran el exgerente de la Entidad Pública de Saneamiento de Aguas (Epsar) dependiente de la Generalitat José Juan Morenilla, y el exjefe de departamento Ignacio Bernácer. Las peticiones de penas superan los 12 años.