Las Provincias

El tripartito admite que la falta de fondos ralentiza el Acord del Botànic

El portavoz socialista Manolo Mata al llegar a la reunión de ayer. :: EFE
El portavoz socialista Manolo Mata al llegar a la reunión de ayer. :: EFE
  • Compromís, PSPV y Podemos deciden modificar el plazo de algunas de sus propuestas en el nuevo documento

La actualización del acuerdo de gobierno valenciano ha llegado a su fin. Representantes del PSPV, Podemos y Compromís se reunieron ayer en la sede de coalición nacionalista para dar las últimas pinceladas a un nuevo documento que ha tenido que ralentizar determinadas medidas debido a la falta de fondos económicos.

Algunas de las 200 nuevos puntos que se añaden al Acord del Botànic tuvieron que ser matizados ayer, condicionados por la falta de recursos económicos que quedará patente en los presupuestos de la Generalitat que serán presentados este mismo viernes. Las cuentas públicas y el objetivo de déficit marcado desde Madrid obligan a las tres formaciones a ser más flexibles con los tiempos de determinadas decisiones, que tienen de plazo máximo para ser llevadas a cabo hasta el fin de la legislatura en 2019. Entre estos puntos afectados, destacan promesas como suprimir el copago farmacéutico, el incremento de viviendas sociales, la eliminación de los barracones o destinar un 1% del presupuesto de la Comunitat a la cultura. El tripartito no ha renegado de estos compromisos, pero sí que ha aceptado que no podrán cumplirlos en el corto plazo.

Pese a las limitaciones económicas, las tres formaciones políticas firmantes del acuerdo defendieron ayer la actualización del pacto. Los partidos señalaron que todas las nuevas medidas siguen girando en torno a los cinco ejes iniciales del Acord del Botànic original. También destacaron que se ha añadido al documento final un anexo con reivindicaciones al Estado, entre las que destacan viejos conocidos como la infrafinanciación, mejora en infraestructuras y algunas leyes que afectan a la Comunitat pero que tienen que ser llevadas a cabo por el Gobierno central. El texto completo, del que ya se saben las líneas generales, se compartirá en los próximos días.

Àgueda Micó, secretaria general del Bloc y representante de Compromís en la reunión, recalcó que la actualización del acuerdo «incide en garantir las políticas del Botànic» y apuntó acciones sobre la administración de justicia y medidas para apoyar colectivos como los jóvenes y los emprendedores como principales protagonistas de esta actualización del pacto. Además destacaron que la abstención del PSOE para investir a Mariano Rajoy no tendrá consecuencias en el Consell. Desde las filas socialistas, la diputada Rosa Peris destacó la «inmensa complicidad» de las tres formaciones firmantes del pacto y aseguró que es un acuerdo «para toda la legislatura». La representante del PSPV indicó que serán «beligerantes» con el Gobierno central para que se cumplan los compromisos pero matizó que muchas de los puntos saldrán adelante antes con un gobierno del Partido Popular en Madrid que con uno en funciones.

En Podemos cuidaron las distancias mucho más que los dos otros partidos. La abstención de los socialistas no ha sentado bien en la formación morada, que no se ha mostrado tan optimista tras finalizar el encuentro. Angela Ballester, diputada en el Congreso, remarcó que la actualización de este acuerdo «es un acto de responsabilidad» y calificó la relación que tienen con el PSPV de «cordial». La representante podemista subrayó que están preocupados que sus socios de gobierno apoyen un ejecutivo del Partido Popular y apuntó que «si alguien ha amenazado el Pacte del Botànic es Ximo Puig». Pese a las amenazas Ballester aseguró que en ningún caso se plantean desbancar a Puig con el PP ya que no se plantean «castigar a los valencianos por movimientos que hayan hecho en otros ámbitos los cargos del PSOE».

Podemos volvió a erigirse en el papel de aliado vigilante y apuntaron que el documento marca bien las prioridades y que ellos trataran que los presupuestos sean fieles al pacto, una posición que puede causarle algunos dolores de cabeza si las promesas ya nacen condicionadas a los fondos de la Generalitat. Una posición a las que ya ha apuntado en anteriores ocasiones Antonio Montiel, secretario general de la formación morada en la Comunitat, que destacó que su formación buscará que las políticas del Acord del Botànic se plasmen en los próximos presupuestos.