Las Provincias

La policía interrogó a la edil investigada que sacaba documentos de su vivienda

Davinia Bono es una de las concejales investigadas por la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) por su presunta participación en la red de amaños de contratos del Ayuntamiento de Sagunto. El pasado miércoles, mientras los especialistas de la Policía Nacional recopilaban información del Ayuntamiento, ella fue vista por sus vecinos mientras sacaba documentación de su vivienda.

Los residentes no tardaron en relacionar ambos hechos y comunicaron la incidencia a la policía. La propia edil negó los hechos a LAS PROVINCIAS: «Volví de trabajar por la tarde y estuve con mi hijo y con mi madre. Nadie se ha personado en mi casa, ni tengo ninguna documentación en ella, ni he destruido nada». Sin embargo, los agentes, tras desplazarse al lugar avisados por los residentes de la zona, llegaron incluso a interrogar a la mujer. De nuevo, la colaboración ciudadana resulta clave para esclarecer posibles delitos.

Los policías también realizaron alguna gestión para confirmar la veracidad de los testigos que aseguraban que había cogido su vehículo particular con todo el material. «Bajó de casa con un montón de documentos y los metió en su coche. Nos pareció muy raro y llamamos», relataban el pasado jueves quienes presenciaron los hechos.

El juzgado de Instrucción número 4 de Sagunto investiga a once concejales y exconcejales y al exalcalde y hoy diputado autonómico Alfredo Castelló por fraccionar contratos del Consistorio para evitar el concurso público y beneficiar con esta ilegalidad a una serie de empresas. En concreto se investigan seis mercantiles. La causa, que arrancó por una denuncia de Fiscalía tras un informe de la Sindicatura de Comptes, continúa bajo secreto.

Bono fue una de las personas de mayor confianza del exalcalde Alfredo Castelló. La concejal y el diputado mantienen una estrecha amistad desde que se conocieron durante el reinado de ella como fallera mayor de Sagunto.