Las Provincias

L'Horta Nord rechaza una moción de apoyo al líder del PSPV

El comité comarcal del PSPV de l'Horta Nord rechazó ayer, por 70 votos contra 38, el debate de una resolución presentada por el secretario general, Víctor Jiménez, en la que se reconocía la labor desarrollada por Ximo Puig en defensa de la reforma del sistema de financiación autonómica. La propuesta, presentada por sorpresa ayer mismo, pretendía aprovechar una reunión convocada para abordar la situación orgánica del PSOE -la víspera del comité federal de hoy- y que, igual que ha ocurrido en más de medio centenar de agrupaciones locales y una docena de direcciones comarcales, acabó pronunciándose en defensa del no socialista a Mariano Rajoy.

Lo ocurrido en la reunión del comité comarcal celebrado en Rafelbunyol resulta más significativo si cabe porque l'Horta Nord es una de las comarcas que la cuarta planta de Blanquerías -sede nacional del PSPV- se atribuye como más cercanas. Y porque Jiménez, el secretario comarcal, es uno de los dirigentes socialistas más próximos al vicesecretario de Organización, Alfred Boix. La mayoría del comité se pronunció en contra de mezclar en una misma reunión el debate orgánico sobre la situación del partido y el de carácter político sobre la reforma de la financiación.

La resolución que sí que se aprobó fue la presentada por varios dirigentes locales -con el alcalde de Burjassot, Rafa García, a la cabeza- en la que se invita al comité federal del PSOE de hoy a defender el voto en contra del grupo socialista en el Congreso en la investidura del candidato del PP.

Esta posición fue avalada en la federación socialista valenciana por la mitad de la militancia y contrasta con la posición del círculo más cercano a Puig, que han venido maniobrando en defensa de la abstención socialista.

El escrito, al que tuvo acceso este diario, defiende el voto en contra de la investidura de Rajoy «o de cualquier otro candidato propuesto por el PP», se exige a la gestora la convocatoria de primarias «con los plazos y garantías suficientes» para elegir al candidato socialista, y se reclama la convocatoria urgente de un congreso extraordinario en el que se elija un secretario general «con primarias abiertas y el sistema de un militante un voto».

El texto considera «temerarias y altamente inoportunas» las actuaciones que han generado la actual situación en el PSOE. «No se entiende ni se explica la intención de forzar la dimisión de Pedro Sánchez, toda vez que se trata del primer secretario general elegido democráticamente por la militancia».