Las Provincias

Bonig pide respeto para el Jurídic tras dar Oltra por cesado a su presidente

La presidenta del PPCV, Isabel Bonig, y el vicesecretario de Acción Social, Javier Maroto, saludan a un grupo de jóvenes. :: efe
La presidenta del PPCV, Isabel Bonig, y el vicesecretario de Acción Social, Javier Maroto, saludan a un grupo de jóvenes. :: efe
  • La líder popular critica a Oltra por situarse «al margen de la ley» al cuestionar el organismo una de las leyes estrella de su conselleria

La presidenta del Partido Popular de la Comunitat, Isabel Bonig, no dejó pasar ayer la oportunidad de ensalzar la labor del Consell Jurídic Consultiu (CJC). La defensa se produjo 24 horas después del desliz de la vicepresidenta Mónica Oltra quien por error dio por cesado al presidente del organismo, Vicente Garrido, el mismo día que se daba a conocer un dictamen con numerosas observaciones a una de las iniciativas más personales de Oltra: el anteproyecto de Ley Integral del Reconocimiento del Derecho a la Identidad y Expresión de Género.

Bonig aprovechó la convención de Nuevas Generaciones del PP, celebrada en la localidad de Gandia, para arremeter contra la vicepresidenta. «No puede situarse al margen de la ley y atacar al Consell Jurídic Consultiu (CJC) simplemente porque cuestionen su ley estrella». Oltra informó el pasado viernes de que el Consell había dado el visto bueno a la iniciativa «oído» el dictamen de la entidad, pero «no conforme». La Generalitat sólo aceptó 24 de las 29 observaciones del órgano consultivo. De estas correcciones, diez tenían la categoría de «esenciales» y de ellas siete se han incorporado al texto.

La líder de la formación popular manifestó que existen unos órganos, como el CJC, «que velan por que las leyes que elabora el Consell cumplan con la legislación y «Oltra no puede arremeter contra esos órganos sólo porque pone trabas legales a una norma».

La precipitación de la vicepresidenta al dar por cesado al presidente Vicente Garrido y a otros dos consejeros fue corregida horas más tarde desde Presidencia. El funcionamiento de la entidad recoge que deben seguir en sus puestos -en funciones desde septiembre- hasta que todos los nombramientos tomen posesión.

Los reproches de Bonig continuaron en la misma línea. «Ya no es una activista social, representa a los valencianos» al tiempo que recordó que todos deben acatar la Constitución, el Estatuto y las leyes, «y actitudes como la de Oltra son propias de las dictaduras». La presidenta del PPCV consideró, además, que con esta postura respecto al dictamen del CJC los miembros del Consell «demuestran lo que son, viejos comunistas que limitan derechos y que quieren controlar la vida de las personas».

La responsable de la formación popular amplió sus críticas también al PSOE. Se refirió al presidente de la Generalitat, Ximo Puig, al que calificó de «viejo, rancio y sectario» porque «se quedaron en el 70» y aplican «viejas recetas a nuevos problemas». Lamentó la política del Consell, de sólo mostrarse víctimas por la falta de financiación y les acusó de limitarse a «llorar, llorar y llorar». Aventuró que en 2019, cuando previsiblemente se celebren las próximas elecciones autonómicas, «llorarán mucho».

La dirigente 'popular' sostuvo que su partido perdió «el alma de tanto gestionar», mientras que ahora están «en esa fase de recuperar el alma» que tuvieron «para gestionar esta comunidad y este país». Puig y Oltra, según Bonig, «destruyen y utilizan la peor imagen de la Comunitat todos los días», pero «ni una sola medida que genere empleo, riqueza e ilusión» porque «todo son proyectos para atacar al PP y esconder su incompetencia en la gestión». «No pensaban que después de 20 años gobernando y tras perder el poder territorial que hemos perdido, el PP estaría tan unido y sin complejos para plantarles cara, ajo, agua y resina».

También intervino en el encuentro el presidente provincial del PP, Vicente Betoret, quien destacó que la regeneración del partido «no es sólo cosa de los jóvenes» pero que esta «nunca ocurrirá sin ellos». También invitó a los miembros de NN GG a llevar a cabo «una participación activa en el día a día» del «gran proyecto» de la formación. Además, apuntó que el PP debe ser «el mismo partido capaz, fuerte y comprometido de siempre», pero «con nuevas ideas» que les hagan «más grandes, más democráticos y más eficientes».