Las Provincias

El TSJ confirma el archivo de la querella de Francisco Camps contra Mónica Oltra

  • La Sala rechaza el recurso del expresidente

La Sala de lo Civil y Penal del TSJ ha rechazado el recurso del expresidente de la Generalitat Francisco Camps contra el archivo de la querella por injurias y calumnias contra la vicepresidenta Mónica Oltra. En su día, Oltra acusó a Camps de "saquear las arcas públicas de los valencianos" y de llevar "trajes pagados con dinero sucio", en referencia al juicio por el denominado "caso de los trajes" del que Francisco Camps resultó absuelto.

El alto tribunal considera que estas declaraciones fueron una respuesta a unas manifestaciones previas de Camps y aunque la réplica de Oltra fue "desmesurada" entra dentro del "debate político".

En la nueva resolución, el tribunal indica que el derecho a la libertad de expresión no es absoluto y está sometido a "ciertos límites", pero estos --aclara--, en cualquier caso, deben ser objeto de una interpretación más restrictiva, de forma que únicamente sean aplicables cuando de forma clara y terminante estén justificados.

Para ello, recuerda, hay que tener en cuenta que no es lo mismo un particular que una persona pública, "que por la propia naturaleza de la función que de forma voluntaria desarrolla este último, está más expuesto a la crítica y, por tanto, debe ser más tolerante".

"Ello --indica-- no le coloca en la tesitura de deber soportar toda clase de insultos o descalificaciones personales, pero el empleo de expresiones vulgares o soeces, por sí mismo, no determina que se hayan rebasado esos límites, ya que no podemos olvidar que nos encontramos en un ámbito en el que sus participantes pretenden precisamente llamar la atención, provocar debate, mediante expresiones o frases cortas que lleguen al público".

Personalidad relevante

En este caso, señala el tribunal, aunque Camps se haya retirado de la política activa, "no por ello ha dejado de ser una personalidad relevante dentro de nuestra comunidad, lo que determina que sus opiniones susciten interés periodístico y, en cuanto máximo representante del PP a lo largo de una época en que se han incoado diferentes causas, quizá vinculadas a la gestión de integrantes del partido durante ese periodo, no quede completamente desvinculado del debate político".

Además, indica que las afirmaciones de Oltra surgen como réplica a unas previas declaraciones que hizo Camps, cuando con independencia de que empleara o no la expresión 'pinta', está dirigiendo una crítica a políticos afines al partido de Oltra, "o cuanto menos de alguno de los integrantes de su coalición de gobierno".

Por todo, entiende que se trata de una manifestación de una opinión o un juicio de valor "justificada" por esas previas manifestaciones, así como por el hecho "innegable" de que dentro de ese debate político se han vertido críticas a la gestión de Camps "precisamente por la existencia de esas causas, respecto de las cuales existe un evidente interés público".

Esto "no quedaría desvirtuado" por la sentencia absolutoria dictada a favor de Camps, ya que este procedimiento tuvo un objeto muy concreto, que no alcanza a la totalidad de su gestión. Sobre esta resolución absolutoria, advierte: "Puede que no se apreciara un delito de cohecho impropio, pero ello precisamente por la repercusión pública que tuvo la causa no impedirá que la misma quede en el recuerdo y su mera existencia sea empleada como arma política".