Las Provincias

Ximo Puig rechaza la amenaza de expulsión del PSC y defiende el diálogo

  • El president de la Generalitat y secretario general del PSPV-PSOE creee que no es momento de hablar de exclusiones

El president de la Generalitat y secretario general del PSPV-PSOE, Ximo Puig, ha rechazado hoy la amenaza de expulsión al PSC en caso de que sus diputados en el Congreso no respeten la disciplina de voto y ha defendido el diálogo y la "aceptación democrática de resultados".

En los pasillos de Les Corts, al término de la sesión de control parlamentario, Puig ha afirmado: "no estoy por las expulsiones ni las fronteras, siempre por el acuerdo y el diálogo, aceptando democráticamente los resultados".

"Un partido político es debate, discusión, diálogo, acatar lo que democráticamente se vaya decidiendo. No es momento de hablar de exclusiones", ha insistido.

Preguntado por su posición respecto a la posible abstención del PSOE en una futura sesión de investidura de Mariano Rajoy, Puig ha explicado que está hablando con militantes y "personas de fuera, contrastando opiniones desde un diálogo no religioso, laico".

"Aquí nadie es del PP ni quiere a Rajoy, sólo que hay gente que está de acuerdo con nuevas elecciones y otros que no", ha agregado Puig.

Sin embargo, ha considerado que actitudes como las del PP en la Comunitat Valenciana, que hoy se ha ausentado en la votación de los miembros del consejo rector de la nueva radiotelevisión autonómica, "ayudan poco".

"Ayudan poco actitudes poco responsables y serias como mantener a un ministro que espiaba a otros partidos, tener una actitud hostil contra las comunidades autónomas o contra Radiotelevisión Valenciana, porque no entiendo cómo el PP defiende una televisión autonómica en Madrid, que no tiene lengua propia y además tiene a todas las televisiones allí residenciadas y está empeñado en que no haya televisión pública en la Comunitat Valenciana", ha añadido.

Requerido de nuevo sobre cuál es su posición respecto a una posible abstención para la investidura de Rajoy, ha explicado que no dirá "nada más" hasta que finalice su ronda de contactos, y que no le preocupa el hecho de que varias agrupaciones comarcales del PSPV-PSOE se hayan pronunciado contra dicha abstención.

"No me preocupa el debate siempre que sea sano, pido que sea respetuoso y que no se satanice a nadie, porque todo el mundo tiene derecho a opinar", ha concluido.