Las Provincias

Esteban Cuesta. :: lp
Esteban Cuesta. :: lp

El exgerente de Emarsa quiere declarar por la financiación ilegal del PP

  • Esteban Cuesta se enfrenta a 12 años de prisión por el expolio de los fondos de la depuradora de Pinedo

valencia. El puesto de gerente parece ser el más propicio para arrepentimientos y confesiones. El exresponsable de Emarsa Esteban Cuesta tiene la intención de colaborar con los investigadores para apuntalar los indicios de la financiación ilegal del PP de Valencia, según desliza su entorno. Cuesta ha pasado por diferentes estadios a lo largo de su trayectoria. Primero lo negó todo. Luego confesó. Quizá es uno de los investigados por corrupción que en más ocasiones ha acudido a declarar durante la instrucción del expolio de la depuradora de Pinedo. Más de 20 millones de fondos públicos volaron de la planta que abastece Valencia.

Cuesta ha manifestado su intención de colaborar, pero se desconoce qué mecanismo se articulará para materializar esa declaración y si incluso finalmente se producirá. La base de su testimonio es la que aportó en su día al juzgado de Instrucción 15 de Valencia donde se instruía la causa de la depuradora.

El exgerente del Emarsa apuntó en su día contra el que fuera concejal del Ayuntamiento de Valencia, le pedía dinero para pagar gastos que después no podía justificar en el Ayuntamiento. Llegó a acumular tickets por valor de 4.000 euros. Preguntado por las comidas supuestamente abonadas por Emarsa a afiliados del PP en el restaurante Alameda Palace, indicó que Silvestre Senent, como presidente del Partido Popular de Valencia, pedía un dinero a través dos responsables de distritos del PP -reconocieron su culpabilidad en la causa- y Cuesta se lo entregaba a través de ellos.

Uno de los principales investigados insistió en que había dado dinero, en efectivo y procedente de la caja de Emarsa, a Senent en cinco ocasiones entre 2005 y 2009, dos de ellas para el Alameda Palace, una para un restaurante en las pedanías del norte de Valencia cuyo nombre no recuerda, y las otras dos que tampoco recuerda para qué fueron.

Este ofrecimiento llega a pocos meses de que se celebre el juicio. La vista, prevista para el pasado mes de noviembre, se aplazó debido a la detención y extradición del empresario Roca Samper, detenido en Moldavia. El juzgado le citó a declarar hace unos meses y durante su comparecencia reconoció numerosas irregularidades, entre ellas, el reparto de dinero por los sobrecostes del tratamiento de lodos. Esteban Cuesta se enfrenta a doce años de cárcel.

Los otros cabecillas de la supuesta trama de desvío de fondos son el exvicepresidente de la Diputación de Valencia Enrique Crespo, José Juan Morenilla e Ignacio Bernácer. La Fiscalía reclama para ellos 14 años de prisión.