Las Provincias

«Me acercaba a su despacho y me decía: 'Aquí tienes lo tuyo'»

vídeo

Benavent y su letrado durante su comparecencia ante el juez, fiscal y el resto de abogados. :: lp

  • Marcos Benavent relata al juez sus inicios en el cobro de comisiones a empresarios por obras de la Fundación Jaume I el Just

A Marcos Benavent le resulta complicado descender de las generalidades al detalle. «Cuando le digo que no me acuerdo es la verdad», explicó durante la declaración que prestó hace un mes ante el magistrado y el fiscal Anticorrupción. Los olvidos son frecuentes en cuanto a personas, fechas y también lugares. Los esfuerzos del juez porque el declarante concrete resultaron inútiles, aunque elogió la colaboración del exgerente de Imelsa con la Justicia: «Su actitud le honra».

Benavent relató al instructor sus andanzas como recaudador. Su actuación respondía a este modelo: «Te damos esta obra y hay esto de comisión». Citó el colaborador de la acusación pública los pagos del empresario de Cleop, Carlos Turró, por obras encargadas desde la Fundación Jaume II el Just. «Me acercaba a su despacho y me decía: 'Aquí tienes lo tuyo'». Aclaró que la cantidad no se pagaba de una vez sino en varias ocasiones. Respecto al gerente de otra contratista, la constructora EMR, indicó que quedaban «en el coche o a comer. Y entonces me daba el dinero». Al parecer, siempre cerca de dónde el 'pagador' estuviera trabajando. «Era todo muy rápido», le dijo al juez para indicarle la dificultad de recordar más sobre esos encuentros.

La etapa del Ayuntamiento de Valencia y los amaños supuestamente dirigidos por parte de la concejal Alcón también ocuparon tiempo de esta comparecencia. Duda acerca de quién es el empresario que pagó realmente la mordida por las Torres de Quart. «Turró me ha entregado tantas veces tantas cantidades». Al margen de si lo entregó este último o Carlos Vicente, Benavent no vaciló: «Estaban todos en el ajo».

El exgerente de Imelsa aseguró que el asesor de Cultura Pedro Aracil estaba en las reuniones y al corriente de los tejemanejes de la edil. Ella le daba «instrucciones» para «arreglarlo» todo. No obstante, «no estaba presente cuando le entregaba el dinero a Alcón».

El ahora arrepentido relató uno de los episodios menos conocidos de su biografía, no exento tampoco de tentativas delictivas. Benavent abandonó el Ayuntamiento de Xàtiva y parecía harto de aquel mundo. «No pretendía volver a la política», se sinceró. Quería buscarme la vida y el tema de los eventos no se me daba mal». Fue entonces cuando él firmó un contrato privado por el que pasa a ser socio de la empresa Thematica Events, una de las firmas beneficiadas por adjudicaciones del Consistorio. Vedri, dueño de Engloba, también tuvo participaciones de esta mercantil.

«Hacía de comercial y facturaba como autónomo». Su labor era buscar trabajo a Thematica y Engloba. «Había que hacerlas grandes», admitió. Lo curioso es que en esa breve etapa, Benavent se dedicaba a reunirse con cargos de la Administración. «Les ofrecía mis servicios y si se terciaba... una comisión». En otras palabras, «si me lo das a mí, tendrás algo».